Destacan aspectos a solucionar antes de que rija el nuevo sistema de presentaciones electrónicas bonaerense

Imagen del articulo

La acordada 3886/2018 de la Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires, que busca imponer el formato electrónico como regla a las presentaciones judiciales, comenzará a regir el próximo 1 de junio y será aplicable a todas las presentaciones que realicen las partes, letrados y auxiliares de la Justicia.

Aún quedan detalles por terminar de definir, por lo que algunos especialistas consideran que es necesaria una prórroga en la fecha de entrada en vigencia.

El Colegio de Abogados de la Provincia de Buenos Aires (Colproba) emitió un documento en el que, tras explicar los aspectos más relevantes de la ley, indica que realizó algunas peticiones ante la Mesa de Expediente Electrónico Abierta para que se resuelvan antes de la entrada en vigencia del nuevo régimen.

Estas cuestiones se refieren a la seguridad, tráfico, compatibilidad de navagadores, ingreso de documentos adjuntos sin necesidad de convertirlos a PDF y visualización de causas, entre otras.

Asimismo, también solicitó que se realicen las modificaciones necesarias del acuerdo SCBA 2415/1998 para que los organismos jurisdiccionales se encuentren obligados a efectuar sus despachos únicamente mediante la tecnología de firma electrónica/digital a los fines de evitar el inconveniente de la antedatación de los proveídos. En la Corte informaron que se encuentran trabajando en esta reforma.

Y para evitar que los juzgados publiquen escritos que deberían ser reservados o que no se publiquen escritos que deben estar visibles en la Mesa de Entradas Virtual (MEV), Colproba sugirió que “el sistema Augusta sea programado con la opción público como regla y en privado como excepción para todos los órganos”.

“Este tema cobra suma importancia, porque lo que antes llamábamos el expediente ahora es digital”, agregó la entidad.

Carlos Camps, director de la publicación Temas de Derecho Procesal de Erreius, destaca que genera incertidumbre la forma en que se habrá de conformar el nuevo expediente judicial, “un poco en papel, un poco electrónico”, en cuanto a la coordinación y al orden del material que lo compone (foliatura y los problemas de las referencias al material allí obrante).

En este punto habrá que ver cómo se regula la cuestión de la validez del régimen al coexistir con un sistema no derogado de normas -algunas, de rango legal- que mantienen la operatividad y la eficacia de los escritos en papel hasta el tema esencial de la compatibilidad de la firma que se utilizará en estas presentaciones con las normas nacionales pertinentes, pasando por el modo en que se resuelve el antiguo problema de la firma de escritos electrónicos de la parte que actúa con letrado patrocinante.

Además, hay que considerar la cuestión de la impresión de todo lo actuado cuando el expediente deba pasar a “un órgano de extraña jurisdicción”; el alcance del despacho que se indica emitir cuando la parte, al deber efectuar una presentación en formato electrónico, lo hace en formato papel; las diferentes alternativas vinculadas con las copias y, en su caso, su incidencia en las notificaciones pertinentes, etcétera.

 

Punto por punto de la normativa

El acuerdo 3886/2018 establece en su anexo 1 que “con excepción de la demanda, de cualquier escrito de inicio del proceso y supuestos expresamente contemplados, todas las presentaciones que realicen las partes, sus letrados y los auxiliares de Justicia en un proceso judicial serán generadas y rubricadas electrónicamente”.

Los juzgados no recibirán escritos en soporte papel, con excepción de:

1) Los que provengan de personas que no revistan en la causa el carácter de parte, letrado o auxiliar de Justicia, salvo cuando estas hayan celebrado convenio con la Suprema Corte que las habilite para realizar las presentaciones en forma electrónica, en cuyo caso se estará a lo que disponga el respectivo acuerdo.

2) Los realizados directamente por uno de los litigantes sin intervención de un letrado.

3) Los que no se consideren de “mero trámite” -por la reglamentación que dicte la Suprema Corte-, en los casos en que se actúe por propio derecho, salvo cuando los patrocinados cuenten con certificados digitales, en cuyo caso deberá realizarse y rubricarse la presentación en forma electrónica.

4) Los recursos de queja presentados en los términos de los artículos 275 y 292 del CPCC.

 “Las presentaciones en papel de los incisos 1) y 2), así como los documentos con ellos acompañados, serán digitalizadas y subidas al sistema por funcionarios especialmente sindicados en cada órgano judicial, simultáneamente con el dictado de la providencia que dichos escritos generen”, agrega el texto.

En los supuestos de la primera parte del inciso 3), y respecto del inciso 4), los requirentes serán los encargados de digitalizar e ingresar la copia del escrito confeccionado en formato papel, así como la documentación adjunta a aquel, dentro del día hábil siguiente a la presentación.

“En caso de incumplimiento de esta carga, los funcionarios especialmente sindicados en cada órgano judicial deberán intimar al interesado a subsanar tal deficiencia al día siguiente de recibida la notificación, bajo apercibimiento de tenerla por no presentada”, remarca el acuerdo.

Colproba indica que la metodología de ingreso de escritos en soporte papel será la siguiente:

A) En primer lugar, se ingresará el escrito judicial en formato papel.

B) Luego deberá presentarse el texto del escrito en un escritorio electrónico titulado “Adjunto copia de soporte papel”. No es necesario escanear el escrito de papel, basta con reproducir el texto del sistema y presentarlo.

C) El ingreso de la copia digitalizada del escrito ingresado en formato papel deberá ser dentro del siguiente día hábil de efectuada la presentación.

D) En caso de incumplimiento, los organismos jurisdiccionales deberán intimar -mediante cédula electrónica- al interesado. El plazo para cumplimentar con la carga comenzará a correr desde el momento en que se tuviere por notificada la intimación.

Y remarca que la demanda o el escrito de inicio del proceso quedan excluidos de ser materializados mediante el formato electrónico. El ingreso de este tipo de escritos judiciales continuará efectuándose en soporte papel, y luego debe procederse a su digitalización en el plazo de 24 horas desde que se publique el primer despacho.