JURISPRUDENCIA

 

 

 

Ver correlaciones

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los 10 días del mes de diciembre del año dos mil veinte, reunidos en acuerdo -en los términos de los arts. 12 y 14 de la acordada n° 27/2020 de la C.S.J.N.- los señores jueces de la Sala “A” de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: “H., V. S. c/ H., D. R. s/ fijación y/o cobro de valor locativo” (expte. n° 43366/2014) y “H., D. R. y otra c/ H., V. S. s/ fijación y/o cobro de valor locativo” (expte. n° 4051/2017)” respecto de la sentencia del 12 de agosto de 2020 establecieron la siguiente cuestión a resolver:

¿ES AJUSTADA A DERECHO LA SENTENCIA APELADA?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: señores jueces de cámara doctores: RICARDO LI ROSI - SEBASTIÁN PICASSO

A LA CUESTIÓN PROPUESTA, EL DR. RICARDO LI ROSI DIJO:

I.- La sentencia del 12 de agosto de 2020 hizo lugar a la demanda entablada en los autos “H., V. S. c/ H., D. R. s/ fijación y/o cobro de valor locativo” (expte. n° ....), y condenó a D. R. H. a abonarle a la accionante el cincuenta por ciento (50%) de los cánones locativos del inmueble sito en la calle C. P.. N° ...., piso 6, departamento “B” de la Ciudad de Buenos Aires, respecto de los períodos comprendidos entre el 18 de mayo de 2015 hasta el 10 de septiembre del mismo año inclusive y desde el 18 de julio del 2019 en adelante y hasta tanto dure el uso del bien por parte de la accionada.-

Asimismo, hizo lugar a la demanda entablada en los autos “H. D. R. y otra c/ H., V. S. s/ fijación y/o cobro de valor locativo” (expte. n° 4051/2017) y condenó a V. S. H. a abonarle a M. A. M. H. el veinticinco por ciento (25%) de los respectivos canones locativos del inmueble de la calle C. P. N°...., piso 6, departamento “B” de la Ciudad de Buenos Aires, que comprenden el período que va desde el 3 de julio de 2017 hasta el 18 de julio del 2019 inclusive. A su vez, la condenó a abonarle a D. R. H. el veinticinco por ciento (25%) de los canones locativos por los periodos que van desde el 10 de septiembre de 2015 hasta el 18 de julio del 2019 inclusive.-

Contra este pronunciamiento, el 23 de septiembre presentaron sus agravios D. R. H. y M. A. H. , los cuales fueron contestados por V. H. con el escrito del 7 de octubre.-

V. H. presentó sus quejas mediante la pieza electrónica del 4 de octubre, que mereció la réplica de D. R. H. introducida el 12 de octubre.-

II.- Antes de tratar los planteos formulados por los recurrentes, creo necesario recordar que los jueces no están obligados a hacerse cargo de todos y cada uno de los argumentos expuestos por las partes ni a analizar las pruebas producidas en su totalidad, sino tan solo aquéllos que sean conducentes para la correcta decisión de la cuestión planteada (conf. arg. art. 386, Cód. Procesal y véase Sala F en causa libre Nº 172.752 del 25/4/96; CS, en RED 18-780, sum. 29; CNCiv., sala D en RED, 20-B-1040, sum. 74; CNFed. Civil y Com., sala I, ED, 115-677 -LA LEY, 1985-B, 263-; CNCom., sala C en RED, 20-B-1040, sum. 73; SC Buenos Aires en ED, 105-173, esta Sala, en libre Nº 93472/2016 del 16/9/2020 y Nº 102219/2012 del 19/10/20, entre otros).-

Por otro lado, corresponde destacar que el art. 265 del Código Procesal exige que la expresión de agravios contenga la crítica concreta y razonada de las partes del fallo que el apelante considera equivocadas. Y en este sentido, el contenido de la impugnación se relaciona con la carga que le incumbe de motivar y fundar su queja, señalando y demostrando, punto por punto, los errores en que se hubiere incurrido en el pronunciamiento, o las causas por las cuales se lo considera contrario a derecho (conf. Fenochietto-Arazi, “Código Procesal Civil y Comercial, Anotado, Comentado y Concordado”, tº I, pág. 835/7; CNCiv. esta Sala, libres nº 37.127 del 10/8/88, nº 33.911 del 21/9/88, n° 587.801 del 28/12/11, entre muchos otros).-

En este orden de ideas, sin embargo, bien vale destacar que la mera disconformidad con la interpretación judicial sin fundamentar la oposición, ni concretar en forma detallada los errores u omisiones del pronunciamiento apelado no constituye la crítica para la que prescribe la norma (conf. CNCiv., esta Sala,15/11/84, LL1985-B-394; íd. Sala D, 18/5/84, LL 1985-A-352; íd. Sala F 15/2/68 LL 131-1022; íd. Sala G, 29/7/85, LL 1986-A-228, entre otros).-

Desde esta perspectiva, considero que los pasajes a través de los cuales V. S. H. pretende fundar sus recursos logran cumplir con los requisitos referidos.-

En base a lo expuesto, y a fin de preservar el derecho de defensa en juicio, de indudable raigambre constitucional, no habré de propiciar la deserción requerida por D. R. H. y M. A. M. H..-

Asimismo, aclaro que no me detendré en los agravios vinculados a las denuncias de parcialidad, arbitrariedad y violación de las reglas de la sana crítica, puesto que la simple lectura del proceso demuestra lo infundado de los planteos.-

Igual temperamento adoptaré respecto de las numerosas argumentaciones vinculadas a la prescripción adquisitiva de la unidad, puesto que ello excede el particular marco de conocimiento del proceso.-

III.- Por razones de orden metodológico de las cuestiones a tratar, realizaré un breve recuento de lo ocurrido en cada uno de los procesos para luego dar respuesta a las quejas vertidas respecto de la sentencia recaída.-

1) “H., V. S. c/ H., D. R. s/ fijación (expte. n° 43366/2014) y/o cobro de valor locativo”

En el marco de este proceso, V. S. H. demandó a D. R. H. reclamando la fijación y el cobro de los canones locativos de los meses de abril, mayo, junio y julio de 2014. Expuso que desde el fallecimiento del Sr. A. H. (su padre), ocurrido el 21 de diciembre de 1998, su hermana ocupa de manera exclusiva el inmueble de la calle C. P. ..., ....º B, que integra el acervo hereditario del difunto.-

Expuso que, en numerosas oportunidades ella y su madre, N. B. M., le habían requerido el pago de una renta mensual por el uso del departamento sin haber obtenido respuesta positiva.-

Agregó que, una vez ocurrido el fallecimiento de su madre (el día 19 de abril de 2014), le remitió a su hermana una carta documento requiriéndole el pago del canon por el uso exclusivo de la unidad. Conforme su relato, la misiva fue despachada en la calle C. P. ...., 6º B el 13 de junio de 2014, pero fue devuelta al correo sin notificar (cfr. fs. 20/vta.).-

Mediante la presentación de fs. 86/89, se presentó en autos D.. R. H. y solicitó la nulidad de todo lo actuado en el proceso, argumentando que la dirección a la que le fueron remitidas las cédulas de notificación de la demanda y la carta documento que antecedió al proceso no era su domicilio real, sino que ella se domiciliaba en la calle O. C. ..., piso 1º, departamento 104.-

Con la resolución de fs. 103/104 se hizo lugar al planteo de la accionada y se ordenó correr nuevamente con el traslado de demanda, temperamento que fue confirmado por esta Alzada a fs. 126/127.-

Cumplido ello, D. R. H. contestó el emplazamiento y se opuso al progreso de la acción. Reconoció que habitó el inmueble de la calle C. P. ...., 6º B desde el fallecimiento de su padre, pero que con posterioridad a la muerte de su madre, en el mes de mayo de 2014, había decidido desocupar el mismo (cfr. 145 vta.).-

Producida la prueba ofrecida por las partes, el anterior sentenciante dictó sentencia acogiendo la demanda en los términos expuestos precedentemente.-

Contra este pronunciamiento, se alzaron las quejas de la accionante vinculadas con la fecha fijada como punto de partida del reclamo por el uso exclusivo de la unidad, solicitando que se tome en consideración la de la carta documento remitida el 13 de junio de 2014.-

De su lado, la parte demandada se agravió por entender que se había incurrido en un fallo extra petita, toda vez que se la había condenado a abonar el pago de canones locativos por períodos que no habían sido reclamados. A su vez, se quejó por la extensión de la condena dispuesta en su contra, argumentando que ella no es titular del cincuenta por ciento (50%) restante de la unidad, sino del veinticinco por ciento (25%), dado que había cedido a su hija la porción restante.-

De cara a dar respuesta a las quejas de V. S. H., lo primero que advertiré es que la exposición efectuada en su expresión de agravios contiene graves incongruencias que no permiten otorgarle validez a sus argumentaciones. Mientras en algunos párrafos solicita que se considere como comunicación fehaciente a la carta documento remitida el 13 de junio de 2014 al domicilio de C. P. 1229, 6º B, a renglón seguido reconoce que la destinataria de la misiva no se domiciliaba allí desde el mes de mayo de 2014, sino en la calle O. C. 1660, P. 1º, depto. 104.-

En otras palabras, su posición se encamina a pretender que se reconozca a la misiva como la primer manifestación de su voluntad de requerir a su hermana el pago de un canon locativo por el uso exclusivo del bien, pero también reconoce que dirigió la carta a una dirección que no era el domicilio real correspondiente.- Indudablemente, lo confuso e incongruente de este argumento solo conlleva al rechazo del agravio.-

En suma, parece soslayar lo decidido en estos obrados a fs. 103/104, cuando se resolvió la nulidad de las diligencias de notificación de demanda cursadas al domicilio de la calle C. P.. Si en esa oportunidad se dejó en claro que la demandada no residía en ese domicilio, no existe fundamento alguno para pretender ahora reeditar una discusión que ya fue sellada.-

No desconozco que del texto de la carta documento surge la intimación para que su hermana le abone el canon locativo por el uso exclusivo del bien. Pero la exteriorización de la voluntad no se agota simplemente con el envío de una misiva (menos aun si se remite a un domicilio en el que se reconoce expresamente que no vive la demandada), dado que para cumplir sus efectos propios debe llegar a conocimiento de su destinatario, puesto que la comunicación de que se trata es de carácter recepticio. Si bien no se requiere de formalidades especiales, es importante, para atribuirle efectos, contar con la seguridad de que su contenido fue conocido por el interesado, pues lo dudoso debe ser interpretado en favor de la libertad, de la benignidad y del deudor. Sencillamente, connota una voluntad recepticia, de manera que debe llegar a conocimiento del deudor interpelado (conf. CNCiv., Sala H, “Creo, Ricardo y otros c. Creo, Carlos Alberto” del 6/7/2010, Publicado en: DFyP 2011 (marzo), 132, Cita online: AR/JUR/46182/2010).-

En consecuencia, coincido con el anterior setenciante en tanto consideró que no existe constancia alguna que indique que la accionada fue intimada al pago de un canon locativo con anterioridad a la cédula del traslado de la demanda, que data del 18 de mayo de 2015 (ver fs. 138 vta.).-

Desde allí, recordaré que el copropietario ocupante de un inmueble en condominio debe abonar a los restantes condóminos el precio equivalente a la parte de la renta que estos obtendrían si el inmueble se diera en locación. De tal modo se regula una suerte de división del uso del inmueble, compensando lo que uno recibe de más en especie con el dinero que este adeuda a los otros. Según indica el artículo 2684 del Código Civil todo condómino puede usar de la cosa común, pero con dos limitaciones: a) que se ajuste al destino de la cosa y, b) que no la deteriore en su interés particular. Es claro que, como ese derecho de uso y goce corresponde a todos los condóminos, cada uno lo podrá ejercer de modo que no estorbe el derecho igual de los demás, de lo que se sigue que, si la cosa no es susceptible de uso y goce común, o si los condóminos no llegan a un acuerdo sobre el punto, resultarán de aplicación los arts. 2699 y siguientes del mentado cuerpo legal. Por lo demás, si uno solo de los condóminos usa y goza de la totalidad de la cosa sin que los otros formulen observación alguna, no puede posteriormente reclamársele una compensación por ese uso exclusivo desde la fecha en que el mismo comenzó, sino únicamente desde la del requerimiento, pues durante el período anterior se presume un asentimiento tácito con dicha ocupación gratuita (Mariani de Vidal, Marina, “Curso de Derechos Reales”, Zavalia, Buenos Aires, 1990, t. 2, p. 36).-

Seguidamente, el silencio debe entenderse como una tácita autorización de la accionante para que su hermana utilice el bien de que se trata.-

Tal es así que la forma en que se propuso la demanda reconoce tal situación, puesto que se indicó que Débora Raquel ocupaba el inmueble desde el fallecimiento de su padre (ocurrido el 21 de diciembre de 1998), pero solo se le reclamaron los valores locativos de abril, mayo, junio y julio de 2014.-

Lo dicho sella la suerte del planteo, que -a mi criterio- no debe ser atendido.-

Me avocaré ahora a dar respuesta a los agravios introducidos por la emplazada.-

Es cierto que, tal como lo apunta la apelante, los únicos periodos que integraron el presente reclamo son los comprendidos entre abril y julio de 2014 (ver fs. 21/vta.). También resulta acertada su puntualización en cuanto a que si bien en la pieza inaugural se efectuó reserva para ampliar el reclamo (ver fs. 21 vta.), la lectura de las actuaciones revela que nunca se ejerció tal prerrogativa.-

Sin embargo, aunque ello implicaría entender que el marco cognoscitivo de este proceso debería limitarse únicamente a los períodos reclamados, de solo reparar en el elevado grado de conflictividad existente entre las partes (que surge palmario de los numerosos procesos iniciados), advierto que la solución propuesta por la accionada sólo conduciría al inicio de un nuevo proceso para formalizar el reclamo por los períodos no incluidos en éste, cuestión que sólo significaría un dispendio de esfuerzos jurisdiccionales.-

Cuadra aquí resaltar que la demandada no introdujo ninguna manifestación para intentar rebatir el temperamento adoptado en la instancia de grado al considerar los períodos en los cuales hizo uso exclusivo del bien. Sólo se limitó a argumentar que lo decidido violentaba su derecho de defensa, cuestión que no se ve reflejada en el trámite de los obrados, puesto que la entidad de cada una de las piezas presentadas por ambas partes deja totalmente a la vista que han podido introducir cuanto argumento consideraron pertinente para fundar su estrategia.-

De este modo, más allá de que lo decidido en la instancia de grado haya excedido el reclamo inicial, razones de economía y concentración de procesos imponen confirmar lo decidido en la instancia de grado.-

Desde otro enfoque, en lo que hace a la extensión de la condena dispuesta a su respecto, creo conveniente realizar una puntual aclaración.-

Como bien lo destacó el anterior sentenciante, surge de los autos sucesorios “Hambo, Alberto s/ sucesión ab-intestato” (expte. n° 68931/2013) y su acumulado “M., N. B. s/ sucesión ab-intestato” (expte. n° ....) que V. S. H., D. R. H. y M. A. M. H. resultan copropietarias de la totalidad del inmueble de la calle C. P. N° ...., piso 6, departamento “B”. El cincuenta por ciento (50%) de la unidad se encuentra en cabeza de V. S. H. (por efecto de la donación efectuada por A. H. el 1º de septiembre de 1997 y por resultar coheredera de la Sra. N. B. M., quien era titular registral del cincuenta por ciento del inmueble) mientras que D. R. H. posee el veinticinco por ciento ( 25%), como consecuencia de la donación efectuada por A. H., siendo su hija, M. A. M. H., titular del veinticinco por ciento (25%) restante, en virtud de la cesión de derechos y acciones hereditarias efectuada en su favor el 26 de noviembre de 2014 (ver fs. 143/4 y fs. 202/3 de los autos “M., N. B. s/ sucesión ab-intestato”).-

Ahora bien, en este caso en particular, la acción no fue dirigida contra M. A. M. H., sino exclusivamente contra D. R. H., por lo que la extensión de la condena debe ser fijada acorde al porcentual que esta última detenta del bien.-

Al momento de demandar, V. S. H. era la titular del cincuenta por ciento (50%) y en tal carácter podía reclamarle el canon locativo compensatorio del uso exclusivo de la unidad tanto a su hermana como a su sobrina, pero solo en la medida en que cada una de ellas participa en la propiedad. Luego, si optó por accionar únicamente contra una de ellas, el silencio o la pasividad ante la ocupación que efectuó su sobrina importa el consentimiento de uso que hace improcedente el cobro.-

En razón de ello, considero que debe modificarse este aspecto de la sentencia apelada, en el sentido que la condena respecto de D. R. H. deberá ajustarse al veinticinco por ciento (25%) de los canones locativos, sobre cuyos valores y método de actualización no ha mediado agravio.-

2) “H., D. R. y otra c/ H., V. S. s/ fijación y/o cobro de valor locativo” (expte. n° 4051/2017)

En el marco de este proceso, D. R. y M. A. M. H. demandaron a V. S. Hambo reclamando la fijación y cobro de canon locativo por el uso exclusivo del departamento de C. P. ...., 6º B. Indicaron que la demandada se encontraba en el bien desde el mes de septiembre de 2015, por lo que solicitaron que se la condene a abonarles un canon locativo representativo del porcentual que detentan de la propiedad.-

Al contestar el emplazamiento, V. S. H. rechazó la procedencia de la acción argumentando que, si bien se encontraba en uso del bien, no lo hacía de manera exclusiva, por cuanto nunca les había prohibido el ingreso a las restantes condóminas.-

Producida la prueba, el Sr. Juez de grado se pronunció acogiendo el reclamo en los términos previamente expuestos. Para así decidir, tuvo en consideración que, a partir de la constancia obrante a fs. 307 de los autos sucesorios previamente mencionados, se desprendía que desde el 10 de septiembre de 2015 V. S. H. se encontraba en posesión del bien, la cual cesó el 18 de julio de 2019 con la materialización de la restitución ordenada en la sentencia dictada en los autos “H., D. R. c/ H., V. S. s/ Interdicto” (Nº ...) (ver fs. 329/330).-

A su vez, consideró que, por más que ambas partes contaran con las llaves de la unidad, la conflictividad evidenciada en los numerosos pleitos judiciales existentes hacía suponer que no podían compartir el uso del departamento, por lo que juzgó que quien se encontraba allí estaba haciendo uso exclusivo.-

Contra este pronunciamiento se alzaron las quejas de la demandada, dirigidas únicamente a objetar la fecha en la que se habría puesto en conocimiento la oposición a la ocupación exclusiva, peticionando que se la fije en el día de la notificación de la demanda de estas actuaciones.-

Sobre el particular, adelanto que considero apropiado el temperamento adoptado por el anterior sentenciante.-

El tenor de la demanda promovida en los autos “H., D. R. c/ H., V. S. s/ Interdicto” (Nº 7549/2015), de la cual la accionada fue notificada el 6 de mayo de 2015, trasluce de manera clara y categórica la voluntad de la accionante de repeler las turbaciones de hecho efectuadas por la demandada, de lo cual se decanta el impedimento a autorizar su uso exclusivo.-

Desde allí, y a pesar de conocer la postura de su hermana, V. S. H. tomó la decisión de ingresar al bien el 10 de septiembre de 2015 y, una vez allí, estando en uso exclusivo de la vivienda, no abonó canon locativo alguno al que se encontraba obligada, siendo que a partir del traslado de la demanda de los autos de referencia fue puesta en conocimiento de que no contaba con la anuencia de las restantes comuneras.-

En base a ello, considero acertado el temperamento del sentenciante de grado al fijar el punto de partida para el cálculo de los canones locativos en el día en que V. S. H. ingresó a la unidad con posterioridad a conocer la postura de las restantes comuneras.-

En lo que respecta al único agravio introducido por M. A. M. H., la simple lectura de su argumentación me permite advertir que no logra cumplir con los recaudos contenidos en el art. 265 del Código Procesal. Como ya dije, la pauta mencionada exige que la expresión de agravios contenga la crítica concreta y razonada de las partes del fallo que el apelante considera equivocadas. Y, en este sentido, "criticar" es muy distinto de "disentir", pues la crítica debe significar un ataque directo y pertinente de la fundamentación, procurando la demostración de los errores fácticos o jurídicos que pudiere contener, mientras que el disenso es la mera exposición del desacuerdo con lo sentenciado (conf. esta Sala, voto del Dr. Escuti Pizarro en libre n 414.905 del 15-4-05).-

Desde esta perspectiva, observo que la expresión de agravios carece de un discurso sistemático, y no transita de premisa a conclusión, mediante el examen orgánico de elementos pertinentes y conducentes de convicción incorporados a la causa. Si bien se pretende objetar el momento tomado en consideración para el cálculo de su acreencia, todos los esfuerzos argumentativos se dirigen a exponer cuestiones familiares que nada tienen que ver con el particular marco fáctico del debate.-

De este modo, discutir el criterio judicial sin apoyar la oposición en basamento fáctico idóneo o sin dar razones jurídicas a un distinto punto de vista, no permite alcanzar la necesaria idoneidad recursiva (cfr. voto del Dr. Peirano, CNCom., sala A, “Telecal S.A. c. Protelar S.A”, del 12/05/2003, Publicado en: LA LEY 2004-B, 1015, Cita online: AR/JUR/3071/2003).-

Por lo expuesto, no cabe sino hacer efectiva la sanción dispuesta por el art. 266 del Código Procesal y tener por desierto este aspecto del recurso.-

IV.- Voto, en definitiva, para que se modifique la sentencia apelada en lo que hace al alcance de la condena fijada en los autos “H., V. S. c/ H., D. R. s/ fijación y/o cobro de valor locativo” (expte. n° ...), que debería limitarse al veinticinco por ciento (25%) que se encuentra a cargo de la demandada, por ser esta la proporción que ella detenta del bien de que se trata. Con dicha salvedad, debería confirmarse todo lo demás decidido en ambos procesos que fue materia de agravios.-

Las costas de Alzada de los autos “H., V. S. c/ H., D. R. s/ fijación y/o cobro de valor locativo” (expte. n° 43366/2014), deberían imponerse en un veinte por ciento (20%) a cargo de la actora, debiendo cargar la demandada con el ochenta por ciento (80%) restante, atento el resultado obtenido y la importancia económica de las pretensiones (art. 68 y 71 del Código Procesal).-

En cuanto a las costas de Alzada de los autos “H., D. R. y otra c/ H., V. S. s/ fijación y/o cobro de valor locativo” (expte. n° ....), deberían imponerse a la demandada vencida, en virtud del principio objetivo de la derrota (art. 68, primer párrafo, del Código Procesal).-

El Dr. Sebastián Picasso votó en el mismo sentido por razones análogas a las expresadas en su voto por el Dr. Ricardo Li Rosi.-

La vocalía n°2 no interviene por hallarse vacante.-

Con lo que terminó el acto.-

 

SEBASTIÁN PICASSO

RICARDO LI ROSI

 

Buenos Aires, 10 de diciembre de 2020.-

Y VISTOS:

Por lo que resulta del acuerdo que informa el acta que antecede, se resuelve: modificar la sentencia apelada en lo que hace al alcance de la condena fijada en los autos “Hambo, Verónica Sara c/ Hambo, Débora Raquel s/ fijación y/o cobro de valor locativo” (expte. n° 43366/2014), que se reduce al veinticinco por ciento (25%) en virtud de la proporción que la demandada detenta del bien de que se trata, y se confirma todo lo demás decidido y que fuera materia de agravios.-

Las costas de Alzada de los autos “Hambo, Verónica Sara c/ Hambo, Débora Raquel s/ fijación y/o cobro de valor locativo” (expte. n° 43366/2014), se imponen en un veinte por ciento (20%) a cargo de la actora, debiendo cargar la demandada con el ochenta por ciento (80%) restante.-

En cuanto a las costas de Alzada de los autos “Hambo, Débora Raquel y otra c/ Hambo, Verónica Sara s/ fijación y/o cobro de valor locativo” (expte. n° 4051/2017), se fijan en cabeza de la demandada.-

Difiérase la regulación de los honorarios profesionales para cuando se haga lo propio en la instancia de grado.-

Notifíquese en los términos de las Acordadas 31/11, 38/13 y concordantes de la C.S.J.N., comuníquese a la Dirección de Comunicación Pública de la C.S.J.N. en la forma de práctica y devuélvase.

 

RICARDO LI ROSI - SEBASTIÁN PICASSO

   

Correlaciones:

Michemberg Ana María c/ Michemberg Enrique José Luis s/ Fijación y/o cobro de valor locativo - Cám. Nac. Civ. - Sala H - 27/03/2015 - Cita digital IUSJU001287E

 

Cita digital:IUSJU004116F