JURISPRUDENCIA

 

 

 

Ver correlaciones

Ciudad de Buenos Aires, 11 de julio de 2022.

Corresponde dictar la sentencia en la causa nº ... (reg. interno del TOCC 15 nº 7152) respecto de D. R. F. ­documento colombiano nro. ACU ..., soltero, nacido el 19 de abril de 1975 en Cali, República de Colombia, hijo de J. H. R. y de F. F., actualmente detenido en la Alcaidía n° 8 de la Policía de la CABA­, requerida a juicio por el delito de hurto agravado por haber sido cometido con un instrumento semejante a una llave falsa.

Intervinieron en esta etapa el representante del MPF, Ignacio Mahiques, y el defensor oficial Fernando Buján, a cargo de la Defensoría Pública Oficial n° 6 ante Tribunales Orales.

1. Requerimiento de juicio:

Se requirió la realización de un juicio acusándolo del siguiente suceso:

“Que el día 01 de junio de 2022 a las 11.30 horas aproximadamente, el aquí imputado D. R. F. junto con otro hombre aún no identificado, desapoderaron ilegítimamente del interior del rodado Peugeot Partner con dominio colocado ..., propiedad de U. A. De F., la suma de ciento cincuenta mil pesos ($150.000) y una billetera de color azul oscuro que contenía en su interior un DNI nro. ..., una cédula de identificación del automotor Peugeot Partner ... y una licencia de conducir nro. ... del Municipio de Lanús, a nombre de U. A. De F., cuando el último mencionado dejó el vehículo estacionado sobre la calle Uriburu próximo a supermercado sito en dicha calle a la altura catastral ....

Así, en el momento en que De F. descendió del vehículo junto con su compañero de trabajo, F. T., para realizar una entrega en el supermercado referido, R. F. se mantuvo cerca de dicho vehículo con un inhibidor de alarma dentro del morral que llevaba consigo, lo que impidió el funcionamiento del cierre automático del mismo, de modo tal que, luego de interrumpir con este dispositivo el correcto cierre del vehículo, el coimputado aún no identificado se acercó a la puerta del conductor del rodado y la abrió, logrando así sustraer las pertenencias de De F., al tiempo que R. F. lo interceptaba al abrir frente a él un paraguas de color negro que le impidió ver lo que ocurría en su rodado, y continuar distrayéndolo al consultarle si lo había chocado, permitiéndole con ello a su coimputado no identificado, darse a la fuga.

Al poder subir a su vehículo, De F. notó el faltante del dinero y la documentación, por lo que se acercó rápidamente a R. F., a quien logró demorar hasta el arribo ocasional del personal policial, mas no recuperó los elementos sustraídos, que quedaron en poder del coimputado aún no identificado”.

El hecho fue calificado como constitutivo del delito de hurto agravado por haber sido cometido con un instrumento semejante a una llave falsa (arts. 45 y 163.3 CP).

2. Renuncia al juicio oral:

El MPF, por un lado, y la persona imputada junto con su defensa, por el otro, realizaron un acuerdo a través del cual solicitaron la aplicación de la renuncia al juicio prevista en el art. 431bis CPPN.

En esta instancia el representante del MPF, Ignacio Mahiques, entendió que correspondería atribuirle a la persona imputada una calificación distinta a la que fue planteada al momento de requerirse el juicio.

Indicó que el hecho imputado encuadra en la figura básica de hurto, porque “la agravante prevista en el inciso 3° del art. 163 del Código Penal explica el grado de protección en la mayor actividad que debe desplegar el autor para vencer los obstáculos o defensas que se oponen al apoderamiento” y que “se vale de un medio no común para superar fraudulentamente la defensa preconstituida por el tenedor de la cosa para crear una esfera de vigilancia que rodea al sujeto”. En el presente caso, según los términos de la acusación se habría utilizado un equipo “transreceptor” de comunicaciones portátil de tipo HT, comúnmente conocido como “inhibidor de frecuencia o señal”, para acceder al interior del vehículo con fines desapoderativos. Si bien el empleo de este aparato tecnológico tendría como fin impedir que la señal emitida por el mando a distancia cierre los vehículos al ser accionado por parte del tenedor, lo cierto es que este despliegue no tuvo como finalidad vencer los obstáculos de cerramiento, sino evitar que los mismos sean colocados por los propietarios”. Es decir, esta mayor actividad, por las características propias del objeto, estuvo dirigida a evitar que se dispongan esos obstáculos de manera previa y no a vencerlos como requiere el tipo penal”.

Por otro lado, advirtió que asimilar que el dispositivo que llevaba consigo R. F. fuera un “instrumento semejante a una llave” sería efectuar una interpretación extensiva en contra de la persona imputada, lo cual lesionaría el principio de legalidad establecido en la CN.

En consecuencia, el MPF solicitó que se impusiera a la persona imputada la condena de un mes y tres días de prisión y costas procesales por considerarlo coautor del delito de hurto. Asimismo, requirió que se lo declarara nuevamente reincidente, en razón de haber cumplido pena como condenado (arts. 50 del CP).

3. Hechos acreditados:

Ante la renuncia al juicio manifestada en la propuesta de juicio abreviado, quien ejerce la función de juzgar debe resolver la acusación con los elementos incorporados al legajo de investigación, los que en los sucesos descriptos conducen a tener por acreditado que aproximadamente a las 11.30 horas del día 1° de junio de 2022 U. A. De F. estacionó su camioneta marca Peugeot modelo Partner, dominio ..., en la calle Uriburu al ..., CABA. Estaba realizando repartos por su trabajo junto con su compañero, F. T. Tenían que entregar unas cajas que contenían café en un supermercado chino que se encontraba a pocos metros de donde había estacionado el vehículo ­en la altura ... de la misma calle­.

Tomeo ya estaba dentro del local cuando De F. se quedó acomodando cajas en la parte trasera de la camioneta. Había dejado apoyada al lado de la palanca de cambios una botinera que contenía cien mil pesos en efectivo; además de su billetera color azul, que tenía adentro su DNI, la cédula de identificación automotor la camioneta, y su licencia de conducir.

Mientras eso pasaba, D. R. F. lo miraba, a mitad de cuadra. Estaba vestido de gris y tenía un paraguas negro en su mano. Además, un hombre vestido de negro los estaba mirando desde en frente, cruzó la calle y miró por la ventanilla delantera izquierda, cuando advirtió que De F. había dejado la botinera y la billetera allí adentro.

El hombre vestido de negro llegó a la vereda impar de Uriburu, y se paró en la puerta del supermercado chino. R. F., por su parte, se fue hacia la esquina de Uriburu y Arenales. De F. tomó una caja de la parte trasera de la camioneta, y cerró las puertas. Tocó el control remoto del cierre centralizado, el cual no logró cumplir con la función de trabar las puertas, porque R. F. inhibió su señal a través de un dispositivo tipo “Handy” marca Gadnic, inhibidor de señal.

Luego de ello De F. caminó hacia el supermercado, y se cruzó de frente con el hombre vestido de negro, que fue directo hacia el lado izquierdo de la camioneta. Al unísono, R. F. caminó hacia la puerta del supermercado, y abrió el paraguas negro que llevaba en la mano.

Mientras el que estaba vestido de negro abría sin esfuerzos la puerta delantera izquierda de la camioneta porque sabía que no estaba trabada, De F. salía del supermercado, con paso apresurado. En ese momento, R. F. se le puso en frente con el paraguas abierto, para taparle la visión hacia su camioneta, al tiempo que le decía “disculpa, ¿te choqué?”. De F. lo esquivó pero, sorprendido, volteó la cabeza para mirar a R. F.

Al mismo tiempo, el de negro ya había agarrado la botinera y la billetera, y cerrado la puerta. Se fue caminando hacia la esquina con Arenales, mientras que R. F. cerraba el paraguas y se iba caminando hacia la esquina con Avda. Santa Fe.

Cuando De F. llegó a la camioneta, dio cuenta de que se habían llevado sus cosas y de que R. F. lo había sorprendido a propósito para distraerlo. Por ello, le pidió a su compañero T. que lo fueran a buscar, y lo encontraron en la esquina de Uriburu y Santa Fe.

Discutieron con él, y lograron que se acercara de nuevo hacia la camioneta. La policía los venía observando, y detuvo a R. F. cuando uno de los dos gritó que se acercara la policía. Secuestraron varios elementos que R. F. llevaba consigo, entre los cuales, el inhibidor de señal marca Gadnic.

4. Pruebas que demuestran lo indicado:

Durante la investigación preliminar se incorporaron elementos de prueba que acreditan lo señalado.

4.a En primer lugar valoro la declaración testimonial de U. A. De F., de las hojas 1 y 2 del sumario policial n° ..., quien manifestó el día 1° de junio de 2022, a las 11.30 horas aproximadamente, estaba realizando repartos en su camioneta marca Peugeot modelo Partner dominio ..., como lo hacía habitualmente por su trabajo.

Relató que estacionó en la calle Uriburu al ..., CABA, para dirigirse a pie al supermercado chino ubicado metros atrás, al ..., para entregar aproximadamente quinientos bultos de café marca “La Virginia” y “La Morenita”, junto con su compañero F. T.

Explicó que cuando se dirigió hacia el supermercado, dejó adentro de su vehículo ­al lado de la palanca de cambios­ un botinero gris, que en su interior tenía la suma de ciento cincuenta mil pesos en efectivo que provenían de la recaudación de ese día; además de su billetera color azul oscura, que contenía su DNI, una cédula de identificación automotor del vehículo ..., y su licencia nacional de conducir, expedida por el Municipio de Lanús.

Agregó que una vez que caminó de vuelta del supermercado hacia la camioneta, se le acercó un hombre que describió como corpulento y gordo, quien abrió un paraguas adelante de él y le interrumpió el paso, antes de decirle “perdón, ¿te choqué?”, a lo cual no le prestó atención.

Dijo que una vez que subió a la camioneta, notó que le faltaban el dinero y la billetera, por lo que dio cuenta de que ese hombre lo había interrumpido a propósito, para que otra persona sacara las cosas de allí.

Añadió que, por ello, caminó detrás de este hombre hasta que lo alcanzó en la Avda. Santa Fe, donde lo increpó y le pidió que le devolviera sus cosas y el dinero. Que además se le sumó su compañero F.

Indicó que por ello se acercaron dos policías vestidos de civil, a quienes les explicaron lo que pasó, luego de que mostraran sus identificaciones. Que por ello estos policías se quedaron con ellos mientras su compañero F. se acercó al supermercado chino para pedirle las filmaciones de la cámara de seguridad, que enfocaba a la vereda.

También dijo que luego de unos minutos, F. regresó con la filmación grabada desde su celular, en la cual pudieron observar que el hombre corpulento hizo de “pantalla o telón” mientras otro hombre vestido con ropa negra se acercó a la camioneta y se llevó los objetos que le faltaban.

Manifestó que por ello la policía lo detuvo, y secuestró las cosas que llevaba consigo, entre las cuales se encontraba un equipo “handy utilizado como inhibidor”, guantes, y otros elementos de adentro un morral que llevaba consigo.

4.b También tengo en cuenta los dichos de F. N. T., en su declaración de las hojas 3 y 4 del sumario policial nº ..., quien fue conteste con los dichos de De F., y describió las mismas circunstancias de tiempo, modo y lugar.

Dijo que él en todo el reparto estuvo acompañando a De F. en el asiento del acompañante. Que en el momento y lugar del hecho se dirigió al supermercado que estaba metros atrás de donde habían estacionado la camioneta, para hacer una entrega. Que U. había dejado en la camioneta una botinera con ciento cincuenta mil pesos de la recaudación, además de su billetera, al lado de la palanca de cambios.

Relató que después de dejar algunos bultos en el supermercado, volvió a la camioneta y allí U. le dijo que un hombre gordo le había robado su billetera y la botinera. Que le indicó que estaba caminando hacia Santa Fe, y le pidió que lo acompañara.

Añadió que entonces lo siguieron, y lo alcanzaron en la esquina con Avda. Santa Fe; que allí lo increparon y le dijeron que le devolviera el dinero a U. Manifestó que este hombre ­a quien describió como obeso y que vestía una campera inflable de color gris­ les dijo que no tenía nada.

Indicó que ambos lograron que él regresara hacia la camioneta, increpándolo, mientras él se “hacía el desentendido”. Que le mostraron dónde había dejado las cosas U., levantando la voz y llamando a la policía. Que por ello se acercaron dos policías que estaban vestidos de civil, quienes “aseguraron” al hombre que estaban señalando.

Apuntó que, por ello, él se acercó al supermercado para pedir las filmaciones de la cámara de seguridad que enfocaba la vereda. Dijo que el dueño del local aceptó y le mostró las filmaciones directo desde la pantalla, por lo que él grabó esa filmación con su teléfono celular.

Advirtió que en la filmación se puede ver cuando el hombre lo interceptó a U. y abrió un paraguas color negro ­cuando no llovía ni había motivos para que abriera un paraguas­, para obstaculizar su visión y no pudiera ver que otro hombre estaba abriendo la puerta de la camioneta para robarle. Que también se ve que el hombre que abrió la puerta de la camioneta estaba vestido de negro y se fue caminando en sentido hacia la calle Arenales.

Declaró que después de eso los policías detuvieron al hombre y secuestraron los objetos que llevaba consigo, entre los cuales había un “equipo handy utilizado como inhibidor” y guantes, adentro de un morral, además del paraguas.

Por último dijo que no vieron nunca al hombre que se llevó el dinero y que la policía tampoco lo encontró; además, aportó la filmación mencionada.

4.c Además, valoro la declaración del oficial N. R. de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, de las hojas 5 y 6 del sumario nº ..., quien dijo que el día 1° de junio de 2022 estaba realizando “recorridas prevencionales” en un patrullero.

Explicó que circulaban por la Avda. Santa Fe de la CABA, hasta que casi llegando a la calle Uriburu ­en dirección hacia Avda. Pueyrredón­ vio que en esa esquina tres hombres estaban discutiendo con voz elevada. Que dos de ellos eran delgados y tenían camperas azules y el otro tenía contextura obesa y tenía puesta una campera gris tipo inflable.

Dijo que en ese momento los tres se fueron caminando por la calle Uriburu hacia un coche marca Peugeout modelo Partner color gris, dominio ..., que estaba estacionado en la calle Uriburu al .... Advirtió que la discusión se mantuvo y se volvía cada vez “más virulenta”.

Relató que por eso los siguió, hasta ese momento, en el patrullero. Que cuando bajó delante de la camioneta uno de los hombres delgados empezó a gritar “llamen a la policía”. Que por eso él y su compañero B. ­que conducía el patrullero­ se acercaron. Dijo que en ese momento los hombres de campera azul empezaron a decir que el otro les había robado.

Indicó que por ese motivo lo aprehendieron, lo palparon por encima de su ropa y determinaron que no estaba armado, sino que sólo tenía un paraguas negro con el logo de la marca “Nike”. Que entonces intentaron clarificar lo que había pasado, y uno de los de campera azul ­De F.­ le dijo que era repartidor, que trabajaba con su camioneta que estaba ahí estacionada, que había ido allí para entregar unos bultos en el supermercado chino que estaba a unos metros, y que antes de eso había dejado el vehículo cerrado.

Agregó que De F. le explicó que había dejado adentro de la camioneta, al lado de la palanca de cambios, una botinera gris con ciento cincuenta mil pesos de la facturación del día ­que pertenecían a la empresa­, además de su billetera, que tenía su documentación personal. Que fue a dejar los bultos al supermercado que estaba metros atrás, y que cuando regresó hacia la camioneta, en el camino, ese hombre lo había interceptado a propósito y le abrió un gran paraguas negro, mientras le decía “disculpá, te choque”.

Continuó con el relato de De F., quien dijo que entonces lo esquivó y siguió caminando hacia la camioneta. Que cuando llegó, se dio cuenta de que le habían sacado la botinera con el dinero y su billetera de allí. Que entonces su compañero T. salió del local y junto a él lo persiguieron y lo encontraron en la esquina con Santa Fe, donde él los había visto.

Declaró que, por todo lo que De F. le había dicho, le pidió al hombre detenido que le mostrara las cosas que tenía adentro del morral color marrón. Que exhibió un inhibidor con la inscripción “Gadnic”, encendido, con una antena color negro y auriculares del mismo color; un celular marca Samsung color negro con funda de silicona transparente; una espátula con mango de madera; un par de guantes de tela, negros; un barbijo negro enganchado a unos auriculares blancos que estaban conectados al celular; un manojo de llaves con un colgante, azul; y un paraguas de tela de avión, negro. Dejó constancia de que no tenía encima dinero en efectivo.

Declaró que el compañero de De F., de apellido T, se acercó por su cuenta al supermercado donde hicieron la entrega, para solicitar las filmaciones de la cámara que enfocaba hacia la vereda. Que grabó con su celular las filmaciones, directo desde la pantalla desde la cual se las mostraron. Que luego se la mostró a él desde el celular, y él observó cómo el hombre detenido abrió el paraguas frente a De F. para que no viera el momento en que otro hombre, que estaba vestido con ropa oscura, ingresaba a su camioneta y luego se iba por la calle Uriburu en dirección hacia Arenales.

También dijo que entonces se comunicó con la fiscalía interviniente; lo atendió L. A., quien le dijo que como uno de los autores se había “profugado”, y por las medidas a ordenar para identificarlo, no dispuso el trámite de flagrancia por exceder todo ello el tiempo para su aplicación. Por ello se comunicó con el juzgado de turno, lo atendió M. I. D’E., quien dispuso la detención del hombre en cuestión y el secuestro de todos los elementos que llevaba consigo, entre otras diligencias.

Por último, dijo que el hombre se identificó como D. R. F., titular del pasaporte .... Describió que estaba vestido con una campera y una remera, ambas de color gris, un pantalón tipo jogging deportivo color gris, y zapatillas negras con suela blanca y detalles en turquesa.

4.d También tengo en cuenta las filmaciones incorporadas al expediente digital, en las cuales se visualiza la secuencia descripta en el punto anterior.

Del archivo “Extracto del video captado por las cámaras de segridad del supermercado” se advierte la secuencia. En su primer tramo se observa una camioneta Partner de color gris con sus puertas traseras abiertas, estacionada en la calle Uriburu, mientras que un hombre delgado y con campera azul estaba acomodando cajas que estaban en su interior.

Mientras eso pasaba, se ve a un hombre robusto que vestía campera y pantalón gris, quien tenía en su mano izquierda un paraguas de color negro, cerrado, y un morral colgando. A ese hombre se lo ve caminando desde la esquina con Arenales hacia adelante de la camioneta, cerca de la cámara que lo filmaba. Se paró en frente de la camioneta, y se quedó mirando unos segundos.

Al mismo tiempo, apareció un hombre vestido de negro caminando desde la mano de en frente, cruzando la calle, desde Arenales; ese hombre miró rápidamente hacia adentro de la camioneta, por la ventana de la puerta delantera izquierda. Luego, el de gris se fue de nuevo hacia la esquina y el de negro se fue a la puerta del comercio que estaba debajo de la cámara que los filmaba.

El hombre que acomodaba las cajas continuó haciéndolo unos momentos más, hasta que cerró las puertas con una caja en la mano y se dirigió hacia mitad de cuadra, para el comercio donde estaba la cámara.

En ese momento lo observaba, parado en la puerta del comercio, el hombre vestido de negro. Cuando lo vio al que acomodaba las cajas caminando hacia el comercio, comenzó a caminar hacia la camioneta. Se cruzó de frente con él, y el que acomodaba las cajas se metió adentro del comercio.

El hombre vestido de negro caminó hasta la camioneta, mientras que el hombre vestido de gris volvió caminando hasta mitad de cuadra, a menos de dos metros del comercio. El de gris fue abriendo el paraguas que llevaba en su mano, que tenía varios logos de la marca “Nike” en color blanco. Se acercó cada vez más hacia el comercio, y a la vez se ve al de negro abriendo la puerta delantera izquierda de la camioneta.

El que acomodaba las cajas salió del comercio caminando rápido, pero el de gris ­que tenía el paraguas abierto­, se interpuso en su camino. Logró esquivarlo, y el de las cajas se da vuelta para mirarlo al de gris. Para ese momento, el hombre vestido de negro ya estaba cerrando la puerta de la camioneta, luego caminó hacia la esquina con Arenales.

El de gris cerró el paraguas, y caminó con sentido hacia Santa Fe.

4.e Valoro el informe técnico n° ... realizado por el oficial mayor R. R. sobre el equipo “Handy” marca Gadnic que se le secuestró a R. F.o, incorporado al expediente digital el día 1° de junio de 2022.

Rivadeneira concluyó en que: “En estos dispositivos al presionar el PTT (Push to talk), la señal generada (onda portadora) de muy alta frecuencia o ultra alta frecuencia (VHF­UHF por sus siglas en inglés) interferiría la normal transmisión/recepción de información entre dispositivos que se encuentren trabajando en un canal de igual frecuencia o muy próxima a esta. Un equipo con mayor potencia de transmisión respecto de otro con menor potencia podría “bloquearlo” al pretender operar o utilizar dicho canal. Teniendo en cuenta que los equipos de Control Remoto, como los cierres centralizados de vehículos, alarmas vehiculares o las llaves remotas en general son de baja potencia y operan dentro del rango de los 433.000 MHz. Aprox., situando un dispositivo HT como el aportado, a una distancia prudencial o cercana a un vehículo o unidad de control y pulsando en forma constante el botón PTT o Push To Talk, al tener mayor potencia que los indicados, en la práctica logra bloquear el canal e interrumpir su normal funcionamiento”.

4.f Completan la prueba valorada: acta que documenta la detención, de la hoja 7; acta de secuestro, de la hoja 8; informe pericial sobre la camioneta Partner, que determinó que estaba en buen estado y que tanto las cerraduras como el cierre centralizado funcionaban correctamente, de la hoja 11; fotografías, de las hojas 12 y 19; informe médico legal, de la hoja 21; informe social, de la hoja 20; declaración testimonial de W. X., de la hoja 24, quien detalló el momento en que uno de los repartidores le pidió ver las filmaciones de la cámara de seguridad de su comercio de la calle Uriburu al ..., CABA, que él se las mostró y vio cómo grababa con su celular a la filmación; y fotografías de los objetos secuestrados, subidos al expediente digital con la inscripción “pericia y foto de los elementos secuestrados a R. F.”.

5. Hipótesis alternativa:

En su oportunidad, en la audiencia del día 2 de junio de 2021, R. F. usó su derecho de negarse a declarar.

6. Valoración.

En consecuencia, considero que quedó acreditado el suceso imputado y la participación de R. F. en él, y que se concluye en que la prueba descripta se coordina en forma coherente y lógica entre sí, en especial las declaraciones coincidentes de De F. y T., así como también el informe pericial sobre el handy y las filmaciones incorporadas al expediente.

En efecto, valoro la declaración de De F., quien describió las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que dio cuenta de que alguien había abierto su camioneta que había dejado cerrada y estacionada, y llevado la botinera ­que tenía dentro ciento cincuenta mil pesos­, y su billetera ­que tenía dentro documentación personal­ que había dejado apoyadas al lado de la palanca de cambios.

Explicó que estaba haciendo el reparto habitual de su trabajo, que tenía que llevar unos bultos que contenían café a un supermercado chino que quedaba a unos metros de donde había estacionado su camioneta color gris marca Partner ­Uriburu al ..., CABA­. Que ingresó al local, y cuando salió se interpuso en su camino un hombre vestido de gris que tenía un paraguas abierto en la mano, que él le dijo si lo había chocado. Dijo que entonces lo esquivó y siguió caminando hasta la camioneta, en donde se dio cuenta de que sus cosas ya no estaban ahí y de que ese hombre en realidad lo había distraído para que otro le sacara las cosas.

Todo ello fue conteste con el relato de T., quien acompañaba a De F. Dijo que cuando regresó del comercio se encontró con De F., quien le contó lo que había pasado. Que, entonces, se fueron juntos a perseguir al hombre que se había interpuesto en el camino de De F.

Manifestó que dieron con él en la esquina de Uriburu y Santa Fe, donde lo increparon e hicieron que regresara hasta la camioneta, pidiéndole que le devolviera las cosas a De F. Que en ese momento llegaron dos policías, entonces fue a pedirle las filmaciones de la cámara de seguridad del supermercado chino al que llevaron mercadería, que apuntaba a la vereda.

T. grabó con su teléfono celular esa filmación. Dijo que claramente se ve al hombre de gris distrayendo a De F. para que otro hombre abriera la puerta de la camioneta y se llevara las cosas.

Esto último coincide con los dichos del policía R., que los vio a los tres discutiendo en la esquina de Uriburu y Santa Fe. Dijo que él y su compañero intervinieron cuando uno de los dos hombres vestidos de azul ­T. o De F.­ gritó que quería que fuera la policía. Que entonces esperaron a que Tomeo regresara de buscar las filmaciones del supermercado, y después de ver lo que resultó de ello, decidieron llamar a la fiscalía interviniente para formalizar la detención del hombre vestido de gris, a quien identificaron como D. R. F. Además, R. detalló qué elementos se secuestraron en poder de R. F., entre los cuales se encontraba un Handy inhibidor marca Gadnic.

A ello se suma la filmación de la cámara del supermercado, que consiguió Tomeo.

De esa filmación se desprende toda la secuencia. Se ve a R. F. mirando la parte trasera de la camioneta, mientras De F. acomodaba y descargaba unas cajas. En ese momento tenía en la mano el paraguas, cerrado, y el morral.

Se va caminando hacia la esquina, y a la vez se lo ve al hombre vestido de negro caminar hacia la camioneta, mientras De F. descargaba. Ese hombre miró el interior de la camioneta por la ventana delantera izquierda, y siguió caminando hasta el supermercado. Allí se paró y observó a De F., hasta que lo vio cerrar la camioneta y dirigirse hacia el comercio, es decir, hacia él.

En ese momento se lo ve cruzarlo a De F. y dirigirse directo a la camioneta. Mientras tanto, R. F. caminó hasta la puerta del comercio, y abrió el paraguas. Cuando De F. salió del local y se topó con R. F., el de negro ya había abierto la puerta delantera izquierda. Esto último no fue advertido por De F. porque justamente R. F. le bloqueó la visión hacia ese lugar.

Luego se observa cuando De F. lo esquivó, y se dio vuelta para mirar a R. F., mientras el de negro ya había agarrado la botinera y la billetera, y cerrado la puerta de la camioneta. También se advierte que el de negro se fue caminando en dirección a Arenales, y R. F. cerró el paraguas y se fue caminando hacia Santa Fe.

Por último, tengo en cuenta el informe pericial que determinó que el equipo “handy” secuestrado tenía la capacidad de inhibir la señal del control remoto de cierre centralizado de la camioneta. Esto explica que, cuando De F. creyó que había dejado la camioneta correctamente cerrada, en realidad no fue así porque R. F. lo impidió con ese dispositivo; lo que permitió que el hombre vestido de negro abriera la puerta sin problemas y, por consiguiente, agarrara los objetos que De F. denunció.

Por otro lado, la renuncia al juicio implica también la renuncia a contrainterrogar a los testigos de cargo que, en la etapa de la investigación preliminar, han declarado en forma coincidente entre sí.

Ante todo lo expuesto, quien ejerce la función de juzgar debe resolver la acusación con los elementos incorporados al legajo de investigación, los que en los sucesos descriptos conducen a tener por acreditada la acusación, más allá de toda duda razonable.

7. Calificación legal:

El art. 162 del CP establece como delito la conducta de quien “se apoderare ilegítimamente de una cosa mueble, total o parcialmente ajena”.

El hecho que se juzga encuadra en el tipo penal de hurto porque el hombre vestido de negro se llevó consigo la botinera que contenía cien mil pesos en efectivo y la billetera con documentación que pertenecían a De F. ­o, respecto del dinero, a la empresa para la cual trabajaba él, según su propia declaración­, sin fuerza en las cosas ni violencia en las personas, en cuanto estaban dentro de su camioneta, la cual estaba abierta porque R. F. impidió ­a través del inhibidor de señal­ que De F. la cerrara, por lo que sin esfuerzo ni violencia alguna el hombre vestido de negro tomó esos objetos y los sacó de la camioneta.

Por ello, considero que la calificación legal adecuada al caso es la del delito de hurto (arts. 45 y 162 CP).

8. Causas de justificación o de inculpabilidad:

Las partes no han planteado cuestiones atinentes a la existencia de alguna causa de justificación o de una situación reductora de la capacidad de culpabilidad respecto de las acciones imputadas, por lo cual cabe concluir que el hecho típico ha sido, además, antijurídico y culpable.

9. Determinación de la pena:

En consecuencia, y según las pautas que indicara desde en la sentencia de la causa n° 3537 “Cerneira, Diego y Blasco, David s/robo agravado”, y que luego ampliara en la sentencia de la causa n° 3702 “Ares, Claudio s/robo agravado” ­todas del registro del TOCC 15­, considero que por imperativo legal y constitucional ­ante la ausencia de otra pauta normativa­ corresponde establecer como punto de ingreso en la escala penal, el mínimo de ella.

A partir de ese punto de ingreso deberá, según este criterio, habilitarse mayor poder punitivo alejándose del mínimo de la escala exclusivamente ante la existencia de agravantes contenidos en el injusto y, por otra parte, reducir esa habilitación punitiva de concurrir pautas atenuantes, sean éstas últimas del injusto o de la culpabilidad.

En el caso encuentro como agravantes imputables a R. F. la pluralidad de personas para el desarrollo del plan, y la utilización de un dispositivo electrónico con la capacidad de evitar que la señal del control remoto del cierre centralizado cumpliera su función, todo lo cual aumenta la posibilidad de éxito.

Asimismo, en el marco de la valoración como atenuantes de cuestiones vinculadas al estrato que en teoría del delito se denomina “culpabilidad”, es imprescindible dar cuenta de la mayor vulnerabilidad social de la persona aquí imputada, lo que inevitablemente se replica en términos de mayor vulnerabilidad al sistema penal (ver Zaffaroni­Alagia­Slokar; obra citada, p 654 y ss.).

En ese sentido, considero como atenuantes que: a) no ha finalizado sus estudios secundarios, y b) que la situación económica que atravesaba al momento de su detención le impedía cubrir sus necesidades básicas.

En función de la calificación legal que ha quedado establecida, las pautas en cuanto a las agravantes y atenuantes valoradas precedentemente, considero que la pena adecuada a asignar debe ser la de un mes de prisión, que debe tenerse por cumplida, y costas procesales (arts. 29.3, 45 y 162 del CP).

En ese sentido, tengo en cuenta que R. F. estuvo detenido desde el 1° de junio de 2022 hasta el 4 de julio de 2022, es decir, que estuvo detenido hace un mes y tres días.

10. Declaración de reincidencia. Inaplicabilidad.

Con relación al pedido de declaración de reincidencia efectuado por el MPF, cabe señalar que, más allá de las exigencias legales y del análisis de constitucionalidad, en el caso todo estudio es abstracto. Ello es así ya que la única finalidad de esa declaración es impedir la libertad condicional de la persona condenada, pero en este caso R. F. ya ha cumplido la pena que se le impuso.

11. Por lo expuesto, RESUELVO:

CONDENAR a D. R. F. a la pena de UN MES de prisión y costas procesales, por considerarlo coautor del delito de hurto (arts. 29.3, 45 y 162 CP), la que se da por cumplida con el tiempo de detención que registra.

Se notifica a las partes y a la víctima en los términos del art. 79.d CPPN.

 

ADRIAN NORBERTO MARTIN

JUEZ DE CÁMARA

DAMIAN MATIAS GATTO

Secretario

 

  Correlaciones:

Trib. Oral Crim. y Correc. - N° 12 – 01/11/2021 - P. G., H. A. y otro s/hurto agravado - Cita digital IUSJU008284F

 

Cita digital:IUSJU017571F