Crean un sistema para controlar la información contenida en rótulos y etiquetas de productos

El Sistema de Fiscalización de Rótulos y Etiquetas tendrá como objetivo principal prevenir cualquier afectación en la veracidad o precisión de la información contenida en los rótulos o etiquetas, como así también favorecer la transparencia y competencia leal entre los distintos oferentes de bienes y servicios en el mercado interno.

Imagen del articulo

La resolución 283/2021 de la Secretaría de Comercio Interior, publicada esta mañana en el Boletín Oficial, crea, en el ámbito de la Subsecretaría de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores (SADC), el Sistema de Fiscalización de Rótulos y Etiquetas (SiFIRE), orientado a controlar la veracidad, precisión, transparencia y competencia leal de la información contenida en los rótulos o etiquetas, como así de bienes y servicios que se comercialicen en el país.

Esta medida alcanzará a todos los productos pertenecientes a los rubros de alimentos, bebidas, alimentos bebibles, perfumería, aseo, cuidado personal y limpieza doméstica aptos para el consumo y manipulación humana a ser comercializados en el territorio nacional, cuyos rótulos o etiquetas fueran dados de alta para su comercialización a partir de los 30 días corridos contados a partir de hoy.

Todos los rótulos y etiquetas de los productos alcanzados deberán someterse de forma obligatoria a un procedimiento de fiscalización por ante la SADC, con carácter previo a su comercialización, dado que la información allí contenida resulta esencial para la decisión del consumidor emparentada con hábitos alimenticios, eventuales recomendaciones por motivos de salud y, de modo general, condiciones de excelencia o procedencia de productos.

Cabe considerar que las cualidades, pesos o medidas y características de los productos contenidas en los rótulos y/o etiquetas se vinculan habitualmente con decisiones donde se encuentran en juego bienes jurídicos relevantes susceptibles del más alto grado de protección, como son los intereses económicos y la salud de los consumidores.

Asimismo, la veracidad y precisión de la información contenida en los rótulos y/o etiquetas favorecen la transparencia y la competencia leal entre los distintos oferentes de bienes y servicios en el mercado, evitando así la obtención de ventajas comerciales por incumplimientos al régimen legal aplicable y/o explotación indebida de la reputación ajena.

Quienes ofrezcan los mismos bienes con diversas presentaciones comerciales, en las cuales los consumidores puedan ser inducidos a error o confusión al ver dificultada o distorsionada la comparación de sus características constitutivas, pesos o medidas y precios, deberán, en forma destacada y fácilmente visible, indicar la diferencia de producto del que se trata respecto del producto de referencia ya existente en el mercado.

De esta forma, se pretende evitar que en los rótulos y etiquetas existan vacíos informativos o, por el contrario, que incluyan mensajes con expresiones ambiguas o incompletas que den lugar a error, engaño o confusión, que induzcan a los consumidores a una decisión de consumo equivocada. Debe tenerse en cuenta que una completa información de los bienes objeto de la relación de consumo facilita a los consumidores la elección de un producto al momento de decidir su compra, evitando confusión respecto de la naturaleza, origen, calidad, pureza o mezcla, precio o método de producción de los mismos.

Para obtener la conformidad de rótulos y etiquetas de los productos alcanzados, los interesados deberán ingresar a través de la Plataforma de “Trámites a Distancia” (TAD) del Sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE) y acompañar la documentación necesaria, que comprende un gráfico a colores del rótulo y etiqueta para cada una de sus presentaciones, datos del importador/fabricante, marca o modelo, artículo o nombre y datos del producto, e información sobre sus componentes.

La SADC analizará la documentación presentada a fin de determinar la existencia de indicaciones falsas o de tal naturaleza que puedan inducir a error, engaño o confusión en los consumidores acerca de las cualidades, composición, materias primas y aditivos, unidad de medida o cantidad, origen, precio y eventuales recaudos y/o efectos adversos, como así también la afectación a la lealtad comercial y la transparencia en las relaciones comerciales.

Luego, el organismo se expedirá dentro de los 10 días hábiles administrativos de presentada la documentación. Si advirtiera que el rótulo o etiqueta pudiera configurar un perjuicio grave o irreparable en los derechos de los consumidores, podrá ordenar la colocación en el envase del producto de un sticker, calcomanía o cualquier otro medio apto para subsanar el incumplimiento advertido, hasta tanto se retire completamente del mercado el rótulo o etiqueta en infracción. Cumplido el plazo sin pronunciarse expresamente, se presumirá su conformidad.

La norma prohíbe la utilización de rótulos o etiquetas que contengan información de ofertas, promociones o descuentos cuyo cumplimiento el fabricante o importador no pueda garantizar o asegurar en su comercialización posterior.

 

 

Fuente: Erreius