Lo más consultado de la semana: ¿qué requisitos deben cumplir las reuniones a distancia de los órganos de administración y gobierno de sociedades y asociaciones civiles?

El equipo de Consultas de Orientación Profesional de Erreius -un servicio exclusivo para suscriptores- responde las dudas acerca de los requisitos que deben cumplir las reuniones a distancia de los órganos de administración y gobierno de sociedades y asociaciones civiles.

Imagen del articulo

Ponemos a disposición la pregunta más consultada de la semana, respondida por el equipo de Consultas de Orientación Profesional de Erreius, un servicio exclusivo para suscriptores:

  •  Sociedades. Reunión de Directorio y Asamblea a distancia.

    ¿Qué requisitos deben cumplir las reuniones a distancia de los órganos de administración y gobierno de sociedades y asociaciones civiles?

    Mediante la Resolución 11/2020, la Inspección General de Justicia modificó los arts. 84 y 360 de la Resolución 7/2005, habilitando de esta forma las reuniones a distancia de los órganos de administración y de gobierno de las sociedades y asociaciones civiles sujetas a inscripción ante el Registro Público a cargo de dicho organismo. En el mismo sentido lo hizo la Dirección Provincial de Personas Jurídicas, mediante la Resolución 30/2020.

    Cabe destacar que estas disposiciones resultan aplicables en tanto duren las restricciones de circulación de personas y a futuro en la medida en que ello sea previsto en el estatuto y garantice la efectiva posibilidad de que todos los accionistas puedan acceder y participar de la asamblea de forma remota a través de medios o plataformas digitales o informáticas.

    Recientemente, por resolución 46/2020 - BO: 27/11/2020, la Inspección General de Justicia dispuso extender el plazo para la celebración de reuniones a distancia, aun en los supuestos en que el estatuto no lo tenga previsto, y se amplía el plazo de postergación de los procesos electorales mientras dure la etapa de distanciamiento social preventivo y obligatorio (DI.S.P.O) y las medidas sanitarias que conllevan ciertas restricciones y limitaciones a las reuniones presenciales.

    A tal efecto, tanto la Resolución IGJ 11/2020 como la Resolución DPPJ 30/2020 establecen que deberán preverse mecanismos que permitan a los participantes comunicarse simultáneamente entre ellos, garantizando:

    1) Que la convocatoria se comunique de manera clara y sencilla informando el medio de comunicación elegido para llevar a cabo la reunión y el modo de acceso, a fin de permitir la libre accesibilidad de todos los participantes.

    2) La plataforma elegida para la celebración de la reunión debe permitir la transmisión en simultáneo de audio y video.

    3) La participación con voz y voto de todos los miembros del órgano de fiscalización, garantizando que la documentación de la participación de los accionistas y el consecuente quórum sea documentado por medios electrónicos o digitales razonablemente confiables.

    4) La grabación en soporte digital de la reunión deberá ser conservada por el término de 5 años y ser transcripta al correspondiente libro social con constancia de las personas que participaron.

    Adicionalmente, la Resolución DPPJ 30/2020 prevé que:

    1) La plataforma debe ser de acceso gratuito.

    2) Deberá indicarse la persona que operará la plataforma como administrador y que en caso de que ello no se encuentre previsto se presumirá que está a cargo del representante legal de la entidad.

    3) Deberá conferirse a los socios o asociados como mínimo 5 días de plazo para oponerse a la realización de la reunión por medios a distancia, y en caso de no fijarse uno, se entenderá que el socio o asociado puede oponerse hasta el día anterior de la reunión.

    4) Deberá constituirse un domicilio electrónico especial a fin de que los socios o asociados manifiesten su oposición o conformidad a la celebración de la reunión a distancia.

    Asimismo, se deberá acreditar que en el desarrollo de la reunión:

    1) La documentación a tratarse fue puesta a disposición de los socios con anticipación correspondiente.

    2) Las personas que decidieron participar tuvieron la posibilidad de conectarse con la debida constancia en el acta, quienes pidieron la palabra y a quienes les fue conferida.

    3) Votos emitidos, detallando si fueron positivos, negativo o abstención.

    Las resoluciones adoptadas por la asamblea pueden ser impugnadas por los accionistas que no hubiera votado favorablemente en la respectiva decisión y por los ausentes que acrediten la calidad de accionistas a la fecha de la decisión impugnada en los términos del artículo 251 de la Ley General de Sociedades.

Fuente: Erreius