Un juzgado estableció un sistema de monitoreo directo para actuar en casos de violencia género

El Juzgado de Familia N º7 de La Plata, a cargo de Karina Bigliardi, estableció un sistema de monitoreo para las causas de violencia de género que allí se tramitan durante la cuarentena dictada por la pandemia de COVID-19, que se basa en una encuesta directa con las denunciantes y una comunicación constante con las comisarías intervinientes para informarles las medidas dispuestas.

Imagen del articulo

De acuerdo al documento difundido por el juzgado, el objetivo es aprovechar los medios tecnológicos para evitar la asistencia al juzgado mientras dure el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por la pandemia del COVID-19. Las entrevistan estarán a cargo de un equipo interdisciplinario que luego realizará un informe de cada situación.

El protocolo de monitoreo supone una comunicación telefónica con el denunciante de una causa de protección contra la violencia familiar que tramita en el Juzgado de Familia Nº 7 de La Plata, en la que ya ha tomado intervención el Cuerpo Técnico del Juzgado, por lo que se cuenta con un informe de interacción familiar, visita social o informe de riesgo previo”, explica.

En dicha entrevista, al no poder configurar las variables del espacio, se procederá a realizar una entrevista dirigida. La información se obtendrá mediante la formulación de preguntas, proponiendo una modalidad de respuesta cerrada (sí o no), a fin de no exponer al entrevistado a un eventual riesgo en su integridad psicofísica, en caso de encontrarse ante la presencia de otras personas al momento de su realización.

Pero destaca que dicha metodología no suple la modalidad de intervención habitual (concurrencia de las partes al Juzgado o entrevista en el domicilio de las partes), por lo que resulta de gran relevancia la evaluación realizada con antelación con el entrevistado.

La primera pregunta que se les realiza a las víctimas es si pueden mantener una conversación telefónica en ese momento.

Si la persona responde que no es conveniente, el funcionario interviniente debe dar aviso a la línea telefónica gratuita 144 de asesoramiento, contención y asistencia integral ante situaciones de violencia por motivos de género, que funciona los 365 días del año durante las 24 horas, o a la línea telefónica gratuita 911, en caso de emergencia y requerir intervención policial, de acuerdo a las medidas de emergencia ante el aislamiento social dispuestas por el Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la Provincia de Buenos Aires. Dado este supuesto, se procederá a dar por finalizada la llamada.

Si la víctima puede seguir manteniendo una conversación, se le preguntará como es el vínculo actual con la persona agresora, si existen medidas judiciales vigentes, si continúa recibiendo violencia y de qué tipo, si existe algún consumo de sustancia y el nivel de riesgo que piensa que enfrenta.

En caso de que existan medidas cautelares vigentes, se debe informar a la victima que la Presidencia de la Suprema Corte de Justicia dispuso que se consideren prorrogadas hasta el 31 de marzo del presente año o hasta que la situación de aislamiento social, preventivo y obligatorio cese.

Entre estas medidas se encuentran los supuestos por exclusión del hogar; prohibición de acercamiento y contacto; perímetros de exclusión; otorgamiento de dispositivos de alerta; internaciones; o cualquier otra que haga a la protección de personas por situaciones de violencia familiar, de género, restricción a la capacidad o adultos mayores.

Asimismo, se indagará si tiene algún lugar de resguardo en caso de que la violencia persista. Si en la entrevista surgen indicadores de riesgo, se le hará saber que, de acuerdo a la normativa legal vigente, puede hacer la denuncia en una fiscalía, cualquier comisaría, la comisaria de la mujer o llamar al 911.

El juzgado detalló que realizará tres intentos de comunicación con las personas denunciantes antes de pedirle a la policía que acuda al domicilio.

Los especialistas destacan que es imprescindible que las víctimas de violencia de género concurran a los juzgados a realizar la denuncia pertinente. En ese sentido, hace pocos días, a través de la resolución 15/2020, el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual estableció como excepción por fuerza mayor del aislamiento social, preventivo y obligatorio a las denuncias penales que deban realizar las mujeres o personas LGTTBI solas o junto a sus hijos e hijas por violencia de género.

El artículo 1 de la mencionada resolución (publicada el 5 de abril) establece: “De acuerdo al artículo 6, inciso 6 del Decreto N° 297 del 19 de marzo de 2020, serán considerados como supuestos de fuerza mayor, todas aquellas situaciones por las cuales las mujeres o personas LGTTBI solas o junto a sus hijos e hijas salgan de sus domicilios a los fines de realizar las pertinentes denuncias penales respecto de hechos de violencia o se dirijan a requerir auxilio, asistencia o protección en razón de la situación de violencia que se encuentren transitando”.

Dentro de la temática de la protección de las víctimas que sufren violencia de género, el Procurador General de la Nación interino, Eduardo Casal, instruyó a las y los fiscales con competencia criminal y correccional de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a que “postulen la prórroga de todas las medidas preventivas para la protección de las víctimas, y sus entornos, en aquellas investigaciones en las que el objeto procesal involucre violencia de género”.

En ese sentido, Casal consideró necesario “fortalecer los mecanismos de acceso a la justicia rápida mientras dure el aislamiento, de manera de asegurar la plena vigencia de las medidas de protección o cautelares -dictadas en el marco de procesos penales de violencia de género- cuya renovación pueda ser afectada por las dificultades que existen en razón de las circunstancias imperantes, en tanto no caben dudas de que el aislamiento constituye un obstáculo para el acceso a la justicia, más allá de su justificación en el paliamiento de la pandemia”.

Accedé al Protocolo de monitoreo