Impuesto a la herencia: en qué consiste y quién lo paga

El presidente Alberto Fernández firmará el nuevo Consenso Fiscal, que habilita a las provincias a poner en marcha la implementación del impuesto transmisión gratuita de bienes (conocido como impuesto a la herencia).

Imagen del articulo

El presidente Alberto Fernández firmará el nuevo Consenso Fiscal, que habilita a las provincias a poner en marcha o al menos discutir la implementación del impuesto transmisión gratuita de bienes (conocido como impuesto a la herencia).

Hasta el momento, el único distrito que lo aplica es la provincia de Buenos Aires, que el año pasado recaudó poco más de $83 millones por ese concepto.

También el acuerdo permitiría a las jurisdicciones provinciales mantener sus actuales cargas tributarias, la cuales deberían bajar en el caso del impuesto sobre los ingresos brutos y del impuesto de sellos.

La Ciudad de Buenos Aires ya anunció que rechazará la firma del acuerdo en este año también.

 

¿Qué es el “impuesto a la herencia”?

En concreto, se trata de un impuesto a todo aumento de riqueza obtenido a título gratuito como consecuencia de una transmisión o acto de esa naturaleza, que comprenda a “bienes situados en su territorio y/o beneficie a personas humanas o jurídicas domiciliadas en el mismo”.

De esta manera, alcanza a las siguientes situaciones:

  • Las herencias;
  • Los legados;
  • Las donaciones;
  • Los anticipos de herencia;
  • Cualquier otra transmisión que implique un enriquecimiento patrimonial a título gratuito.

 

¿Cómo se aplica el “impuesto a la herencia” en la provincia de Buenos Aires?

La provincia de Buenos Aires aplica el impuesto a la Transmisión Gratuita de Bienes (TGB) desde el 2011.

Por algunos años se aplicó también en la provincia de Entre Ríos, que lo derogó en 2017.

El Fisco bonaerense sumó el año pasado 0,2% de su recaudación tributaria total en concepto del Impuesto a la Transmisión Gratuita de Bienes (ITGB). Recaudó $83 millones que, según la ley impositiva provincial 10.397, se destina al área de Educación.

La crítica que se le hace a este impuesto es que se superpone con el impuesto a los Bienes Personales. Antes de la transmisión, el donatario paga por la tenencia. Después se vuelve a pagar por los mismos bienes por la transmisión. Los expertos advierten que los países que tienen este impuesto, no tienen impuesto a los bienes personales.

 

 

 

 

Montos y alícuotas

Las personas físicas o jurídicas con domicilio en la provincia, o bien un beneficiario que recibe un bien ubicado en el distrito, pagan el impuesto cuando las transmisiones gratuitas superan el $1,34 millón en el caso de que sean de padres, hijos o cónyuges, mientras que para otros parentescos o “conocidos” se cobra desde los $322.800.

Si se trata de un inmueble urbano destinado a vivienda familiar única, el pago del impuesto estará exento siempre que la transmisión gratuita sea a causa de la muerte a favor del cónyuge, ascendientes o descendientes y que no supere los $1,15 millones.

En el caso de las herencias, el impuesto se calcula en función de su monto (la base imponible) y también del grado del parentesco: a medida que más se aleja, la alícuota es más alta. Hay un mínimo exento en el caso de que los herederos sean padres, cónyuges o hijos —que son los familiares más directos— que es de $1.344.000 y otro mínimo para los restantes familiares, que asciende a $322.800.

Las alícuotas van desde 1,6% (herencias menores a los $616.137) hasta un máximo de 6,4% para herencias de $78 millones en adelante. El impuesto también incluye una cuota fija, que va desde los $9.874 hasta $3,2 millones, según el monto que fue heredado.

 

Exenciones

Hay exenciones para la casa-habitación afectada como bien de familia, si el padre o la madre hereda. Si sigue afectado como bien de familia por cinco años, ese inmueble no se va a pagar. También hay otra exención si se transmite un inmueble urbano destinado a vivienda de cónyuge, ascendientes (padres), descendientes (hijos, incluidos los adoptivos), en el caso de que sea la única propiedad y la valuación no exceda $1.154.400.

 

Momento en que se genera el hecho imponible

• Herencias o legados: en la fecha del deceso del causante.

• En las donaciones: en la fecha de aceptación.

• En los demás casos, en la fecha de celebración de los actos que le sirvieron de causa, salvo tratándose de seguros, en el que se considerará la fecha de percepción del monto asegurado.

 

Deducciones

De acuerdo a la ley, corresponde deducir del haber transmitido los siguientes conceptos:

• Las deudas dejadas por el causante al día de su fallecimiento;

• Los gastos de sepelio del causante hasta un máximo que fije la Ley Impositiva.

 

Exclusiones

Por otro lado, permite directamente excluir los siguiente items:

• Los créditos incobrables, en la medida de su incobrabilidad y sin perjuicio de su posterior cómputo y reliquidación del impuesto en caso de recuperación;

• Los créditos y bienes litigiosos, hasta que se liquidare el pleito, dando garantía suficiente por el importe del impuesto correspondiente hasta esa oportunidad.

• Las donaciones o legados sujetos a condición suspensiva, hasta que se cumpliere la condición o venciere el plazo para ello, dando garantía suficiente por el importe del impuesto correspondiente;

• Los legados, para los herederos;

• Los cargos, para los beneficiarios a ellos sujetos;

• El valor del servicio recompensado, para las donaciones o legados remuneratorios.

 

Fuente: Erreius