Moratoria previsional: está por vencer y Diputados no llega a sancionar una nueva ley, ¿se prorroga por decreto?

El 23 de julio vence el plazo de la Ley 26.970, que permite regularizar la falta de aportes de las mujeres desde los 18 años hasta el 31 de diciembre de 2003. Y no dan los tiempos legislativos para aprobar el proyecto que obtuvo media sanción en el Senado.

Imagen del articulo

El 23 de julio vence el plazo de la Ley 26.970, que permite regularizar la falta de aportes de las mujeres desde los 18 años hasta el 31 de diciembre de 2003.

La presidenta de la comisión de Previsión y Seguridad Social de la Cámara de Diputados, Marisa Uceda, reconoció que no alcanzan "los tiempos legislativos" para aprobar el proyecto de regularización de deudas previsionales que obtuvo media sanción del Senado antes de que venza la actual moratoria.

"La alternativa, que es la que espero, es que a través de un decreto presidencial se extienda esta moratoria hasta que podamos sancionar el proyecto", afirmó la legisladora mendocina.

Hace unos meses, en el Gobierno circulaba un borrador de DNU que prorrogaba la actual moratoria hasta fin de año o hasta tanto el Congreso apruebe un proyecto de ley de “pago de deuda previsional” para que tanto varones como mujeres puedan completar los 30 años de aportes y acceder a la jubilación.

 

¿Cómo es la norma actual?

Por la ley 26.970, las mujeres que tienen entre 60 y 64 años pueden jubilarse a los 60 años (nacidas en 1962) regularizando años de aportes hasta 2003. Así, una mujer que en 1980 cumplió 18 años, puede justificar 23 años de aportes y debe contar con 7 años entre aportes efectivos después de esa fecha y servicios por tareas de cuidado (hijos).

En 2019, facultado por una nueva norma, la ANSES prorrogó la vigencia de la moratoria hasta el 23 de julio de 2022 pero no alteró la denominada “fecha de corte” de 2003.

Hay que tener en cuenta que tanto varones como mujeres disponen de otra ley de moratoria (ley 24.476), que es permanente pero permite regularizar los servicios hasta el 30 de septiembre de 1993. En los hechos, implica regularizar menos años de aportes no ingresados.

En este caso, los períodos a incluir deben estar comprendidos entre el 01 de enero de 1955 al 30 de septiembre de 1993 y desde los dieciocho 18 años de edad. La deuda podrá cancelarse de contado o en un plan de hasta 60 cuotas, cuyos importes se adecuarán semestralmente mediante la aplicación del índice de movilidad.


Si se termina la moratoria, las mujeres de entre 60 y 64 años que no tengan los años de aporte tampoco podrán acceder a la PUAM (Prestación Universal Adulto Mayor) por un determinado tiempo, ya que se requiere tener 65 años de edad para percibir el 80% de la jubilación mínima.

Hay que tener en cuenta que el Decreto 475/21, además, permite reconocer aportes por tareas de cuidado. Facilita el acceso a la jubilación a las mujeres con hijos que están en edad de jubilarse, que no cuentan con los aportes necesarios y que agrega de uno a tres años de aportes por hijo. Es compatible con las moratorias existentes.

El reconocimiento es de 1 año de aportes por cada hijo o hija; 2 años por hijo adoptado siendo menor de edad; 1 año adicional por cada hijo con discapacidad y 2 años adicionales en caso de que por el hijo haya accedido a la Asignación Universal por Hijo (AUH) por al menos 12 meses.

También se reconocen los plazos de licencia por maternidad y de licencia por excedencia de maternidad a las mujeres que hayan hecho uso de estos períodos al momento del nacimiento de sus hijos o hijas.

 

 

El proyecto con media sanción

El proyecto aprobado por el Senado está destinado a las personas que ya hayan cumplido o que cumplan en los próximos 2 años la edad jubilatoria (60 años las mujeres/65 años los varones) y no tienen los 30 años de aportes.

La iniciativa plantea dos escenarios posibles para acceder al beneficio: la “unidad de pago de deuda previsional”, para que aquellos que ya tengan la edad y no los años de aportes, y la “unidad de cancelación de aportes”, para quienes estén cerca de la edad jubilatoria pero sepan que no puedan acceder al beneficio por falta de aportes previsionales.

 

Escuchá el análisis de la Dra. Nadia García, especialista en derecho previsional

 

 

El objetivo de las moratorias previsionales

Con las moratorias previsionales se busca beneficiar a trabajadores que no alcanzan el requisito de 30 años de aportes que exige la ley 24.241, ya sea por haberse desempeñado de forma irregular o en empresas que a la fecha no existen o quebraron y no han ingresado los aportes y contribuciones oportunamente en los organismos de seguridad social o en el caso de las mujeres por dedicarse a las tareas de cuidado y reproducción de la fuerza de trabajo.

El uso de ese beneficio no fue habilitado para los varones en la ley 26.970.

También te puede interesar: "Media sanción: el Senado aprobó el proyecto de moratoria profesional"

 

¡Escucha nuestro podcast en Spotify!

Fuente: Erreius