Publicidad y las "FAKE NEWS": Uso adecuado de las redes sociales

Imagen del articulo

Todos coincidimos en que la publicidad utilizada de forma correcta y adecuada es una herramienta sumamente útil. En este artículo la autora comenta cómo se juzga la responsabilidad de los distintos actores y los lineamientos para no caer en publicidad engañosa, desleal y que la misma sea válida.

 

Por MELISSA ZANONI

I - INTRODUCCIÓN

La publicidad constituye uno de los canales que utiliza el marketing a fin de lograr que la empresa en cuestión obtenga una mayor reputación, se haga más conocida y de esta forma pueda conseguir más clientes.

No obstante, la publicidad debe seguir ciertas pautas a fin de no dañar el derecho de los consumidores, como también de otras empresas que conforman parte de la competencia de la sociedad en cuestión.

Nuestro principal objetivo es demostrar la importancia que posee el derecho de la competencia en las pautas publicitarias a fin de generar conciencia social para que las empresas incluyan técnicas innovadoras que les permitan promocionar y difundir de mejor manera sus productos, sobre las bases del comercio justo, equitativo y leal.

II - CONCEPTO DE PUBLICIDAD Y FORMAS DE PUBLICITAR

“Se puede definir a la publicidad como toda forma de comunicación realizada por una persona física o jurídica, pública o privada en el ejercicio de una actividad comercial, industrial, artesanal o profesional, con el fin de promover de forma directa o indirecta la contratación de bienes muebles o inmuebles, derechos u obligaciones”.

La publicidad constituye una de las formas más importantes y efectivas para poder hacer conocido el bien que se pretende comercializar.

Hay numerosas formas de hacer publicidad empresarial, las cuales se pueden clasificar en dos grandes grupos: offline y online. Las primeras, como bien se puede deducir de su concepto, son aquellas publicidades realizadas a través de medios alternativos a internet, como puede ser a través de la televisión, radio, revistas, entre otros ejemplos. Mientras que las segundas son justamente todas aquellas publicidades que se realizan a través de internet.

En estos tiempos, donde la globalización y las redes sociales han tomado un papel preponderante, no podemos negar que los canales sociales como Facebook, Instagram, Twitter y Linkedin son esenciales para atraer mayor caudal de gente y de esta forma aumentar en mayor medida la cantidad de clientes.

Las publicidades realizadas a través de estos medios poseen la particularidad de llegar a un gran público diverso de diferentes nacionalidades. Es por ello que se la denomina “trasnacional”; por ende, al presentar dicha característica, posee la gran problemática que al infringir una norma y participar distintos ordenamientos jurídicos de todos los países involucrados, resulta un tema complejo la legislación competente en tales circunstancias. Asimismo, es menester abordar el tema de cómo se debe juzgar la responsabilidad de las personas autoras de estas acciones, donde hay una gran dicotomía doctrinaria al respecto.

Por un lado, hay quienes opinan que se los debe juzgar como responsables de objetivos, mientras otros estipulan que son responsables de forma subjetiva. Quienes se enrolan dentro de la primera postura afirman que internet constituye una actividad riesgosa, por lo que el titular del sitio web es responsable únicamente por brindar el servicio y no por el contenido que allí se dispone; esta postura constituye la minoría doctrinaria.

Por otra parte, quienes opinan que los titulares de los sitios web son responsables de forma subjetiva, estipulan que estas personas son responsables desde el momento en que tomaron conocimiento del contenido gravoso.

Consideramos que la responsabilidad que se le debe adjudicar a los titulares y todo aquel que participe en la inserción del contenido inadecuado y, por lo tanto, dañino debe ser subjetiva, ya que no podemos enrolarnos simplemente en una postura pasiva adjudicando que internet es una actividad riesgosa, ya que desde nuestro punto de vista internet constituye una herramienta, que siendo utilizada de manera adecuada por los usuarios y consecutivamente controlada de forma eficaz por los titulares de los sitios web se pueden conseguir excelente resultados, haciéndole llegar a un mayor caudal de gente la actividad económica que se pretende ofrecer y de esta manera crear una red de contactos más amplia.

Luego de haber analizado la responsabilidad que se les debe adjudicar a los agentes involucrados del contenido gravoso publicado a través de estos medios, es conveniente observar lo que las legislaciones nacionales disponen en relación a la publicidad y las pautas y lineamientos que se deben tener en cuenta para que la misma sea válida.

 

Este contenido, que forma parte de la Publicación Temas de Derecho Comercial Empresarial y del Consumidor, es exclusivo para suscriptores de Erreius.

Podés ingresar al artículo completo haciendo clic acá.

Si aún no sos suscriptor, accedé ahora mismo a todas las prestaciones y servicios haciendo clic acá.

 

 

Fuente: Erreius