Pluriparentalidad: Se reconoció la triple filiación de un niño con su madre, su padre biológico y un padre socioafectivo.

Imagen del articulo

El Juzgado de Primera Instancia en lo Civil de Personas y Familia Nº 2 de Orán, provincia de Salta, hizo lugar al pedido de reconocimiento de triple filiación derivada del vínculo socioafectivo-biológico-originario, respecto de un niño, su progenitora, su progenitor y otro padre socioafectivo.

En el caso “Páez, Ignacio c/ Diaz Sebastián – Impugnación de Filiación” Expte. Nº 16725/20”, el señor Ignacio Páez [1] solicitó la nulidad del reconocimiento paterno, en contra del señor Sebastián Díaz, respecto al niño Pedro Díaz Juárez.

En su presentación la parte actora relató que conoció a la progenitora del niño hacía algunos años con quien mantuvo una relación sentimental, hasta que, por distintas circunstancias, se separaron. Luego de un año sin tener contacto con ella, supo que había tenido un hijo. La señora le manifestó que existía la posibilidad de que ese hijo fuera suyo y decidieron practicar una prueba de ADN que dio resultado positivo.

Ante esta situación le comunicó a la señora su deseo de hacerse cargo de su hijo pero, unas semanas más tarde, la progenitora falleció. Por tal motivo, solicitó que se declarara la nulidad del reconocimiento paterno efectuada por el señor Diaz y que se ordenase el desplazamiento filiatorio, con su correspondiente inscripción.

Por su parte, el señor Diaz contestó la demanda y reconvino por el reconocimiento de la pluriparentalidad. En su presentación, Expresó que conoció a la progenitora del niño en el año 2017 y que desde 2018 convivieron en la casa de los padres de ella. Continuó diciendo que acompañó a la mujer durante todo el embarazo y nacimiento de su hijo en el 2019 y hasta el fallecimiento de la progenitora en el 2020. Adujo que tomó conocimiento de la existencia del señor Páez al momento del fallecimiento de la progenitora y que, de producirse su desplazamiento en su rol como progenitor, impactaría de forma perjudicial en la personalidad del niño ya que perdería primero a su madre y luego a su padre.

En el marco de ese proceso, la jueza celebró una audiencia en donde ambas partes expresaron conocer la figura de la triple filiación y acordaron la realización de una prueba de ADN que dio como resultado la exclusión de Diaz como padre biológico y la inclusión de Páes en tal carácter.

Ante una nueva audiencia celebrada, Páez y Diaz desearon que se reconozca la triple filiación y acordaron un cuidado personal compartido e indistinto con residencia principal del niño en el domicilio del señor Diaz y un amplio régimen de comunicación a favor de Páez. Además, acordaron adicionar el apellido del progenitor biológico al nombre del menor de edad y acordaron una cuota alimentaria en cabeza de la parte actora.

A su turno, la Asesora de Incapaces dictaminó a favor de la triple filiación y solicitó que se declarase la inconstitucionalidad del artículo 558 del Código Civil y Comercial de la Nación. Por otra parte, la Fiscal Civil consideró viable tal pedido de declaración de inconstitucionalidad por trasgredir estándares vigentes en la Convención sobre los Derechos del Niño y la Declaración Universal de Derechos Humanos.

De esta manera, la titular del juzgado hizo lugar al pedido de reconocimiento de Triple Filiación derivada del vínculo socioafectivo-biológico-origniario, respecto al niño con su progenitora fallecida, y ambos progenitores partes en el proceso. Por otro lado, declaró inaplicable el artículo 558 del Código Civil y Comercial de la Nación de conformidad con el artículo 1º y 2º del mismo ordenamiento. Finalmente, hizo saber a las partes la obligación de hacer saber al realidad biológica-socioafectiva del niño, homologó lo acordado en materia de cuidado personal, régimen de comunicación y alimentos y acompañó a la sentencia una carta dirigida en lenguaje claro al niño.

Para así resolver la jueza consideró el carácter plural de las familias que fue afirmado en el caso Atala Riffo contra Chile, del 24/2/2012, donde la Corte Interamericana dejó en claro que la Convención Americana no tiene un concepto cerrado de familia, ni mucho menos se protege solo un modelo `tradicional´ de la misma.

Asimismo, la magistrada sostuvo que el quiebre del binarismo filial, obliga a repensar los vínculos filiales desde la autonomía de la voluntad (en el caso de las TRHA) y la socioafectividad, más que en el orden público.

Respecto a la declaración de inconstitucionalidad sugerida por la Asesora de Incapaces y la Fiscal Civil, la jueza se apartó de tal criterio entendiendo que tal acto es de suma gravedad institucional y debe ser considerada como “ultima ratio” del orden jurídico, por lo que declaró inaplicable el artículo 558 del Código Civil y Comercial de la Nación.

Fallo reciente

En un reciente fallo, la Sala III de la Cámara Segunda de Apelación de La Plata declaró la inconstitucionalidad del artículo 558 del Código Civil y Comercial y estableció que la niña E. era hija de J. C., L. E. P. y F. F. y dispuso dicha anotación en el Registro Civil y Capacidad de las Personas de la Provincia de Buenos Aires, adicionando el apellido de su progenitor biológico F. a continuación del de su padre socioafectivo P.

En el caos “F. F. C/ C. J. Y OTRO/A S/ ACCIONES DE IMPUGNACION DE FILIACION” el juez de primera instancia admitió la demanda de impugnación del reconocimiento promovida por F. F. contra L. E. P. y J. C.. Para así resolver, señaló que la prueba de ADN producida en autos excluía a L. E. P. como padre posible de E., y estableció la existencia de compatibilidad genética entre F. F. y la niña de acuerdo a lo que se espera para un vínculo padre e hija.

Por unanimidad la Sala III de la Cámara Segunda de Apelación de la Plata modificó el decisorio apelado.

Para así decir los magistrados consideraron que el artículo 558 del Código Civil y Comercial prescribe que nadie puede tener más de dos vínculos filiales debe ser declarado inconstitucional (aún de oficio) si su literal aplicación a un caso conduce a que el emplazamiento del progenitor biológico excluya al padre socioafectivo, solución de rigidez salomónica que no se compadece con las circunstancias comprobadas de la causa ni propicia el contexto que requiere la integración del padre biológico a la vida de la niña sin quebrar la familia en la que ha nacido y se viene desarrollando, con los efectos devastadores en ella que tal decisión podría acarrear.

¿QUERES SABER MÁS? SI SOS SUSCRIPTOR TE INVITAMOS A LEER ESTOS ARTÍCULOS:


[1] Los nombres de las personas fueron modificados por el tribunal para mantener su anonimato y privacidad.

Fuente: Erreius