Cuota alimentaria: ordenan actualizar las diferencias según la tasa pasiva más alta

Imagen del articulo

La Cámara Segunda Civil y Comercial de La Plata dispuso que la cuota alimentaria solicitada por una madre a favor de sus hijos menores aumente según la tasa pasiva más alta que paga el Banco de la Provincia de Buenos Aires, a partir de la fecha de la sentencia hasta el total y efectivo pago.

En el caso "S. M. V. c/ C. J. M. s/ incidente de aumento de cuota alimentaria", la cuota originaria fue de $3.000 mensuales comprendidos en tres conceptos: cuota del colegio y del jardín; cuota de inglés; y cuota de la actividad extraescolar que ambos padres acuerden como fundamental para sus hijos.

Años después, el hombre se quejó de que sus gastos ascendieron a $19.000 entre la cuota alimentaria y las actividades de sus hijos, mientras que su ex cónyuge afirmó que la suma que recibía no le alcanzaba para cubrir las necesidades acordadas. El juez de primera instancia avaló la liquidación propuesta por la madre de los menores, en la que se contemplaba un aumento retroactivo, por lo que el demandado apeló.

Los jueces de la sala II de la Cámara Segunda Civil y Comercial afirmaron que, para liquidar los alimentos atrasados por las diferencias que deben establecerse, no debe partirse de establecer solo la diferencia entre la nueva cuota mensual de $20.000 (compresiva de todo concepto) con la parte en pesos que se abonaba de la anterior.

Desde su punto de vista, debía aplicarse la doctrina legal sentada por la Suprema Corte provincial en los casos "Vera" y "Nidera" en la liquidación de los alimentos atrasados para el caso de incidente de aumento de cuota respecto de los períodos comprendidos entre la interposición de la acción y la sentencia de grado.

Asimismo, destacaron que, en virtud a que no existió negativa del demandado al cumplimiento, no procede allí la aplicación de los intereses establecidos por el artículo 552 CCyC, los que se aplicarán en el caso que el accionado incurra en mora al abonar las diferencias.

La Suprema Corte de Justicia de nuestra provincia ha declarado reiteradamente que a partir del 1 de abril de 1991, los intereses moratorios serán liquidados exclusivamente sobre el capital (art. 623, Cód. Civil) con arreglo a la tasa de interés que pague el Banco de la Provincia de Buenos Aires en sus depósitos a 30 días, vigente al inicio de cada uno de los períodos comprometidos y, por aquellos días que no alcancen a cubrir el lapso señalado, el cálculo será diario con igual tasa", indicaron los jueces Leandro Banegas y Francisco Hankovits.

Por lo que “cuando se han estimado con criterio de actualidad los valores, corresponde que los intereses moratorios se fijen, sobre el capital de condena, entre la fecha del hecho y hasta el momento tenido en cuenta para la evaluación de cada una de las deudas a la tasa pura del 6% anual (arts. 772 y 1.748, Cód. Civ. y Com.)”.

Y concluyeron que dicho criterio es aplicable “a la especie", ya que habiendo dispuesto el juez de grado la fijación del aumento de la cuota alimentaria a valores actuales a la fecha del fallo y no en forma escalonada desde la fecha del reclamo, "debe establecerse entonces que desde que cada diferencia de cuota alimentaria se devengó y hasta la fecha de la sentencia que hizo lugar al incidente de aumento de cuota, es decir al día 27/9/2018, cabe aplicar la tasa pura del 6% anual, y a partir de allí y hasta su efectivo pago la tasa pasiva más alta fijada por el Banco de la Provincia de Buenos Aires en sus depósitos a 30 días".

En el artículo “Tres novedosas alternativas frente al incumplimiento del pago de alimentos”, publicada en Erreius on line, Luis Romero destaca que “existen dos datos, el 70% de los hombres separados no cumplen la prestación alimentaria o lo hacen tardíamente, y el 62% de las ejecuciones obedecen a incumplimientos de acuerdos pactados en expedientes judiciales”.

Estos no son porcentajes menores, y dejan al descubierto un gravísimo problema que afecta fundamentalmente la satisfacción de necesidades básicas de niños y niñas. La doctrina habla de una ‘crisis de aplicación’ del principio de interés superior del niño en materia alimentaria, y en los tribunales, a lo largo del país, esta crisis se ve bastante a menudo”, agrega.

“El Código Civil y Comercial de la Nación avanzó mucho y bien en la regulación de la obligación alimentaria. Habilitó la traba de medidas cautelares para asegurar alimentos provisionales o definitivos, e incluso sobre alimentos futuros (art. 550, CCyCo.). También fijó una tasa de interés legal muy conveniente ‘la más alta que cobran los bancos a sus clientes, según las reglamentaciones del Banco Central, a la que se adiciona la que el juez fije según las circunstancias del caso’ (art. 552, CCyCo.). Incluso incorporó la responsabilidad solidaria de quien no cumple la orden judicial de depositar la suma que debió descontar a su dependiente o a cualquier otro acreedor (art. 551, CCyCo.). Sin embargo, en la práctica de todos los días, los abogados advertimos