Rechazan demanda por usucapión porque el actor no acreditó la realización de actos posesorios

Imagen del articulo

La Cámara Primera de Apelación del distrito judicial de San Nicolás, provincia de Buenos Aires, revocó un fallo que había hecho lugar a una demanda de usucapión por prescripción vicenal, ya que el actor no había realizado actos posesorios ni acreditado la interversión de título.

Tras analizar el expediente, llegaron a la conclusión de que esa prueba estaba ausente en el caso, por lo que pasaron a analizar el cuestionamiento relativo a la presentación extemporánea de la coheredera.

En los procesos de prescripción adquisitiva, los intereses socioeconómicos en juego y la constitución de un título por parte de la judicatura hacen que se encuentre comprometido el orden público. En tal sentido, por tratarse de una forma peculiar de adquisición del dominio, debe acreditarse de manera insoslayable el cumplimiento de los requisitos que la ley impone”, indicaron.

Al tratarse de quien, como heredero continuador de la posesión de sus padres entabla la prescripción adquisitiva, era preciso que denunciara la existencia de otros sucesores para la correcta integración del caso con todas las personas que, como él, concurrían a la sucesión de aquellos, dado que los sucesores a título universal continúan la posesión del causante.

Por ello, entendieron que no podía considerarse extemporánea la denuncia formulada por la hija de la coheredera fallecida, ya que está interesado el orden público, debido a que existen otros coherederos que fueron omitidos por el actor en su denuncia a los fines de lograr una prescripción adquisitiva en la que se pretendió hacer valer una accesión de posesiones, aunque sin invocar la interversión de título que era presupuesto para acceder a ella como heredero excluyente de los restantes personas que concurrirían a la sucesión, a quienes debió notificar la demanda para que hicieran valer sus derechos y en orden a una correcta integración de la Litis.

La ausencia de invocación de haber intervertido el título para excluir de la posesión a los restantes coherederos que, como el actor, son continuadores ipso iure de la posesión de sus padres, y la falta de prueba de actos posesorios en tal sentido durante el plazo legal de veinte años, para los jueces, sellaron la suerte del caso por lo que ordenaron revocar el fallo y rechazar la demanda de usucapión.

En el artículo “Prescripción adquisitiva: juicio de usucapión”, publicado en Temas de Derecho Procesal, de la editorial Erreius, Celia Mosquera destacó que “el artículo 1915 del Código Civil y Comercial de la Nación, en su primer párrafo, consagra el principio de inmutabilidad de la causa de la relación de poder, según el cual no basta para cambiar la causa de la relación de poder el transcurso del tiempo o la simple voluntad. Para cambiar la especie de la relación de poder será necesario intervertir el título, supuesto contemplado en el segundo párrafo del mencionado artículo".

Y agregó que “para que se produzca la interversión del título, conforme lo dispuesto por el artículo 1915 del Código de fondo, es necesario que aquel que tiene la cosa realice actos posesorios que excluyan al poseedor de la disposición de la cosa”.

En tal sentido, se ha resuelto que si la parte actora pretende que se le reconozca que ejerció la posesión a título de dueña, deberá probar que ha intervertido el título, modificando la causa por la que comenzó a ocupar el bien. Para ello no alcanza con el mero transcurso del tiempo o la voluntad interna de la persona, sino que es necesario que se pruebe que se han realizado actos posesorios concluyentes que revelen la voluntad de intervertir el título y que hayan sido conocidos por los otros coherederos”, enfatizó la especialista.

En la misma inteligencia, agregó, en el supuesto de condóminos, tratándose de una posesión común, para cambiar la causa de la posesión no basta el animus domini, sino que se deben realizar actos que produzcan la exclusión del otro condómino de tal forma que sea necesaria su oposición.

 

Accedé aquí al fallo

Fuente: Erreius