Notificaciones electrónicas: ¿Cómo y cuándo se computa el anoticiamiento?

Imagen del articulo

Por Pablo M. Gómez(*)

SOBRE LA FECHA DE NOTIFICACIÓN EN LAS NOTIFICACIONES ELECTRÓNICAS

Nota al fallo

I - La importancia del tema

Comenzando con el análisis del fallo en estudio, en primer lugar debemos tener en claro que más allá de parecer simple -y en mi opinión lo es- cómo y cuándo se computa el anoticiamiento de una resolución, proveído o cualquier otro trámite que se haya notificado electrónicamente, no podemos perder de vista que la implementación de las notificaciones electrónicas es una cuestión reciente y que cambió la forma de actuar en un sistema donde, por varias décadas, se trabajó de una manera distinta (papelizada).

El abogado tiene que adaptarse a los avances tecnológicos y que estos en muchas oportunidades tiene tanta fuerza que en la práctica modifican el Código Procesal.

Un ejemplo de ello son las notificaciones vía WhatsApp, impensadas hace cinco años, no previstas en los Códigos y que igualmente se han autorizado por la jurisprudencia.

Pero, como es lógico, los cambios llevan un tiempo para que los engranajes queden aceitados correctamente y el funcionamiento sea acorde a lo esperado.

En el mientras tanto, se suscitan situaciones que son génesis o bien de una modificación al sistema en busca de perfeccionarlo o de la fijación de conceptos en los cuales se han planteado dudas.

Y una de ellas es saber cuándo se produce el anoticiamiento de las notificaciones electrónicas.

La importancia del tema es mayúscula porque el momento en el que ellas tengan lugar determinará el comienzo del cómputo de los plazos procesales.

Con todo, y aun así, es un tema que sigue dando dudas y de allí que haya elegido este fallo para comentarlo.

La cuestión sobre la fecha en que se produce la notificación generó, incluso, un muy conocido precedente en la jurisdicción provincial (Sup. Corte Bs. As., 10/6/2020, en autos “Cajal, Santos”), donde el propio tribunal reconoció que la forma en que el sistema desplegaba la información en cuanto a las notificaciones no era clara y, por ello, ordenó modificarla.

Con todo, como la cuestión está zanjada hoy en día carece de utilidad práctica aludir a ella y es mejor focalizarnos en el precedente comentado.

Desde ya, voy a referirme a la situación en la Provincia de Buenos Aires y a los casos no penales; aunque, sobre el final, haré alguna comparativa con otros ámbitos.

II - ¿Y cuándo se produce la notificación?

La respuesta en teoría la encontramos en las líneas de la Acordada 3845, la cual determinó que “la notificación se tendrá por cumplida el día martes o viernes inmediato posterior -o el siguiente día hábil si alguno de ellos no lo fuere- a aquel en que la cédula hubiere quedado disponible para su destinatario en el sistema de Notificaciones y Presentaciones Electrónicas. En los casos de urgencia -que tendrán que ser debidamente justificados en la providencia respectiva- la notificación se producirá en el momento en que la cédula se encuentre disponible para su destinatario en el sistema de Notificaciones y Presentaciones Electrónicas”.

Así y todo, los planteos relacionados con las notificaciones electrónicas han sido introducidos en cantidades y las Cámaras de Apelaciones fijaron sus bases al respecto, destacando el texto de dicha normativa y señalando que “la normativa reglamentaria (Ac. 3845, art. 7, Anexo I) indica que la notificación, por medios electrónicos, se tendrá por cumplida el día martes o viernes inmediato posterior -o el siguiente día hábil si alguno de ellos no lo fuere- a aquel en que la cédula hubiere quedado disponible para sus destinatarios en el sistema de Notificaciones y Presentaciones Electrónicas”.

Incluso, en este caso, para despejar cualquier duda, la Cámara acude a la opción “Historial de la notificación”, lo que le permite no solo ver el momento en que la comunicación quedó depositada, sino también el momento exacto en el que el titular del casillero la abrió.

A más de ello, el Reglamento vigente modificado por Acordada 4039 dispuso que “la notificación se tendrá por cumplida el día martes o viernes inmediato posterior -o el siguiente día hábil si alguno de ellos no lo fuere- a aquel en que la resolución judicial hubiere quedado disponible para su destinatario en el sistema de Notificaciones y Presentaciones Electrónicas. En los casos de urgencia -que tendrán que ser debidamente justificados en la providencia respectiva-, la notificación se producirá en el momento en que la resolución se encuentre disponible para su destinatario en el sistema de Notificaciones y Presentaciones Electrónicas”.

Ninguna de estas reglas escapa de la letra del artículo 143 del Código Procesal Civil y Comercial provincial (txt. s/L. 14142), el que me permito copiar para su mejor entendimiento, en su parte pertinente Medios de notificación: En el caso que este Código, en los procesos que regula, establezca la notificación por cédula, ella también podrá realizarse por los siguientes medios: 1) Correo electrónico oficial. 2) Acta Notarial. 3) Telegrama Colacionado con copia certificada y aviso de entrega. 4) Carta Documento con aviso de entrega.

Se tendrá por cumplimentada la entrega de copias si se transcribe su contenido.

En caso que ello resulte imposible o inconveniente las copias quedarán a disposición del notificado en el Juzgado, lo que así se le hará saber.

Se tomará como fecha de notificación el día de labrada el acta o entrega del telegrama o carta documento, salvo que hubiera quedado pendiente el retiro de copias, en cuyo caso se computará el día de nota inmediato posterior.

Esta última fecha se tomará en cuenta en los supuestos que la notificación fuera por medio de correo electrónico, independientemente que se transcriba o no el contenido de las copias en traslado…”.

Ahora bien, normalmente los efectos de las notificaciones se producen en el momento mismo en el que el instrumento respectivo ingresa en la esfera de conocimiento del destinatario.

Así, en el caso de una cédula en papel, clásica, sus efectos se producen en el momento en que la misma es entregada al destinatario o, según el caso, dejada en el domicilio respectivo.

Pero, para el caso de las notificaciones electrónicas en la Provincia de Buenos Aires, ello tiene una regulación particular.

Así, en la conjunción de aquellas normas con lo dispuesto por el Código Procesal Civil y Comercial, podemos clarificar el tema.

Veamos algunos ejemplos

Entonces, si una comunicación electrónica fue enviada un lunes -fecha que quedó depositada en el domicilio electrónico constituido por la parte o letrado apoderado- la notificación se produce el martes siguiente y, de acuerdo con lo previsto por el artículo 156 del CPCC, los plazos comienzan a correr a partir del miércoles.

Si en cambio, aquella comunicación quedó depositada en el domicilio electrónico un martes, miércoles o jueves, la notificación se produce el viernes siguiente y los plazos comienzan a correr a partir del lunes.

Y como última hipótesis, si quedara el viernes, la notificación se produce el martes y los plazos comienzan a correr a partir del miércoles.

Todo esto es independiente del horario en que se hubiera efectuado el depósito de la comunicación.

Claro está que, si el día martes o viernes siguientes al del depósito de la comunicación, fuera feriado o día inhábil, entonces la notificación se produce el día hábil siguiente.

Por ejemplo, si la comunicación electrónica fuera realizada un miércoles y el viernes siguientes fuera feriado, la notificación se produce el lunes y los plazos se cuentan desde el martes.

Solo para facilitar el entendimiento de cómo contar los plazos y saber cuándo ha sido notificado un proveído o resolución, el mecanismo es similar al de la notificación ministerio legis (art. 133, CPCC).

Ni más ni menos que ello.

 

Este contenido, que forma parte de la Publicación Temas de Derecho Procesal, es exclusivo para suscriptores de Erreius.
Podés ingresar al artículo completo haciendo clic acá.

Si aún no sos suscriptor, accedé ahora mismo a todas las prestaciones y servicios haciendo clic acá.

 

 

(*) Abogado. Funcionario del Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires. Coautor en varias obras en materia de derecho procesal, entre ellas, “Honorarios profesionales. Abogados, procuradores y auxiliares de la justicia” - ERREIUS. Autor de diversos artículos de doctrina publicados en revistas especializadas

Fuente: Erreius